Opinión

¿Eres de los que sabes
que no sabe?

 
1
 

 

Gente usando laptop

A través de la metodología de las ventanas de Johari podemos identificar cuatro tipo de personas en relación al conocimiento de las finanzas familiares y eso puede hacer la diferencia en cómo enfrentamos nuestros retos en materia económica.

Echemos un vistazo a estas categorías y tratemos de ubicarnos en alguna de ellas, porque en especial hay un comportamiento que provoca una infinidad de problemas patrimoniales.

1.- “Los que saben que saben”. Aquí se encuentran todos quienes tienen experiencia y preparación. Este perfil está capacitado para tomar decisiones complicadas en área financiera. A manera de clarificar, son los “sabios”; es decir, se les llega a pedir algún consejo.

2.- “Los que saben que no saben”. Se les puede llamar también “socráticos” por aquella frase de “solo sé que no sé nada”. En este grupo de personas las decisiones se toman con prudencia, pues hay un reconocimiento de su ignorancia y prefieren consultar a los “sabios” para resolver sus cuestiones más importantes.

3.- “Los que no saben que saben”. Son todos los que tienen el don de ser “intuitivos”, en buena medida por una serie de aciertos y errores pasados que les ha permitido aprender y generar un sexto sentido de cómo deben de solucionar su vida financiera.

Todos conocemos a alguien que sin haber estudiado y tener grandes credenciales ha tenido un éxito económico sorprendente y además su administración familiar es llevada con suma solvencia.

4.- “Los que no saben que no saben”. Este es el grupo peligroso, porque son quienes “creen saber” y por tanto actúan con mucha seguridad sin darse cuenta que están tomando decisiones erróneas o con un enorme riesgo.

En este cuadrante se ubican personas que creen entender el mundo de las finanzas y los negocios; sin embargo, carecen de la preparación adecuada o les falta información esencial.

Es válido estar en las primeras tres características y ser “sabios”, “socráticos” o “intuitivos”, pero tengamos cuidado de evitar la cuarta posición de los que “creen saber” porque ahí es en donde se incuban los quebrantos.

Es imperativo identificar, de entre nuestros interlocutores, a los que se encuentra en este cuarto grupo porque, si adicionalmente tienen la facilidad de comunicar, podemos confundirlos con los “sabios” y nos inducirían a resolver en forma equivocada.

Por desgracia, puede ser que en los medios de comunicación haya quien se situé en este último cuadrante. Por eso, es bueno ser crítico y recordar que el verdaderamente interesado por el patrimonio personal es uno mismo.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Qué tiene que ver la Fed en mis finanzas?
¿Qué tan pleno te encuentras con tu vida?
¿Cómo son las finanzas a la ¡Viva México!?