Opinión

Entre expectativas y reclamos

        
1
 

     

El presidente de la Mesa Directiva explicó a la plenaria que no había ningún motivo o argumento para suspender la sesión como lo exigían algunos representantes del PRD, PT y MC pues en todo momento se cumplió con el reglamento. (Edgar López)

El formato austero que los grupos parlamentarios dieron a sus reuniones plenarias propició que las instalaciones de las cámaras Alta y Baja sirvieran para ponerse de acuerdo en los pendientes y tareas legislativas que impulsarán antes de que concluya el segundo año de la LXIII Legislatura, y en algunos casos hasta se convirtieron en auténticos cuartos de guerra para perfilar estrategias rumbo a las elecciones que este año se celebrarán a nivel estatal en Coahuila, Estado de México, Nayarit y Veracruz, sin descuidar la presidencial en 2018.

No existe ninguna tarea política y legislativa que no transite por el crisol de las elecciones, este es el primer criterio que se aplica en las negociaciones; el segundo son los acuerdos políticos de alto nivel que luego bajan como instrucciones a los legisladores; y el tercero, son los temas que día a día conforman el debate. Puntos de acuerdo e iniciativas para alinear la reglamentación secundaria a las reformas estructurales.

Pero también hay otros asuntos que merecen la atención de los diputados federales como los reclamos partidistas al interior de su bancada o al propio gobierno.

En el PRI algunos de sus representantes no perdieron la oportunidad para demandar al líder de su partido, Enrique Ochoa Reza, detener el gasolinazo, por el impacto brutal que se da en la inflación que repercute en las familias que menos recursos tienen, en tanto que al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, le externaron la incomunicación que en algunas partes del país existe entre los representantes populares y los delegados federales, lo cual dificulta la labor de gestoría de los primeros, y en entidades como Coahuila, Puebla y Quintana Roo, de plano se solicitó que fueran removidos algunos delegados que no están haciendo bien su chamba. En cambio a Ildefonso Guajardo le llovieron elogios, aunque le pidieron mantener una posición firme en las negociaciones del TLC.

En el equipo del sol azteca pidieron acelerar el trabajo legislativo en algunas cuestiones que se han quedado en el tintero o duermen el sueño de los justos, como es el caso de las iniciativas referentes a archivos, trata de personas, desaparición forzada, entre los que están a favor; o en aquellos que están en contra, como la ley de seguridad interior.

En su reunión, los legisladores perredistas reclamaron cerrar filas en la productividad legislativa del grupo e incluso señalaron que esa bancada cuenta con aproximadamente diez diputados que no han presentado ninguna iniciativa y tampoco han cumplido como grupo con la meta de sesionar por lo menos una vez al mes para dar seguimiento a los diversos asuntos de esa fracción.

En el balance hecho por parte de los diputados de la bancada de Morena se oyó decir a la coordinadora del grupo, Rocío Nahle, que son los que más intervenciones han tenido en tribuna (1,064) en toda la legislatura y también el partido que más iniciativas ha presentado en ese periodo.

En cualquiera de los casos hoy arranca el segundo periodo de sesiones del segundo año y si el Poder Legislativo quiere cumplir con lo que necesita el país, por lo menos se requiere que aprueben el modelo policial para entidades y municipios, la apuesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción, la Ley de Seguridad Interior, el uso medicinal de la mariguana y la reducción de 100 diputados y 32 senadores de representación proporcional.

También te puede interesar:
Legisladores calientan motores
Firmeza, prudencia y unidad
Claroscuros de la CNDH