Opinión

Entorno incierto ¿Trump?

 
1
 

 

Donald Trump. (Reuters)

En menos de un mes, los ciudadanos de Estados Unidos tomarán, probablemente, la decisión más importante de su historia reciente. El 8 de noviembre, elegirán al que será su Presidente por los siguientes 4 años, situación que estaremos siguiendo muy de cerca en todo el mundo y muy especialmente los mexicanos.

Nunca antes en la historia, habíamos tenido tanto interés por el resultado de la elección, porque tampoco hay un precedente de lo distinto que podría ser el rumbo con cada uno de los candidatos.

En el IMEF, hacemos previsiones económicas del año en curso y del año siguiente y, todos los meses actualizamos estos escenarios en función de los nuevos datos que vamos conociendo. Cada uno de los 30 economistas que conforman el Comité de Estudios Económicos de mayor prestigio en el país, hace sus supuestos y en base a la mediana de estas proyecciones es que construimos el escenario que damos a conocer a la opinión pública.

Lo interesante de este ejercicio es que ni uno solo, tiene una proyección en la que se contemple el escenario de una virtual victoria del candidato del partido republicano. ¿Por qué no construir una proyección con este supuesto? Porque sencillamente no es posible proyectar el impacto económico de tener un personaje como Donald Trump al frente del país más poderoso del mundo.

Seguramente, el Congreso de los Estados Unidos no lo dejaría implementar la gran mayoría de sus ocurrencias, pero el nerviosismo que generaría, paralizaría el flujo de capitales hacia economías emergentes, depreciando sus monedas y fortaleciendo al dólar. Esta situación, afectaría, todavía más, las muy golpeadas exportaciones de Estados Unidos, generando también en ese país una fuerte afectación al crecimiento económico.

Para México, sería catastrófico el simple titubeo de tirar el acuerdo de libre comercio de América del Norte, el nerviosismo paralizaría las inversiones y obligaría a Banco de México a elevar su tasa de política monetaria.

La noticia buena, es que lo que le ayudó en un principio a Trump, ahora lo está debilitando. Todo parece indicar que no encontrará la manera de volverse atractivo para las minorías en Estados Unidos y sin las cuales, no es posible ganar la elección.

No obstante sus habilidades histriónicas, ha sido muy evidente en los debates, su absoluto desconocimiento de los temas más relevantes para su país.

Por lo pronto desde México, invitemos a votar a nuestros paisanos que viven al otro lado del Río Bravo y hagamos nuestra tarea para seguir fortaleciendo nuestra economía. Sigamos implementando las reformas estructurales, ataquemos la corrupción e impunidad con una fuerte participación ciudadana y aseguremos que el manejo de las finanzas públicas nos garantiza una reducción en la deuda.

Hay muchas variables que están fuera del control de los mexicanos y que afectan el desempeño económico del país. Concentrémonos en las que si controlamos, para seguir fortaleciendo nuestro país y podamos seguir viendo, más claros que oscuros en el horizonte.

El autor es presidente del Consejo Directivo Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Twitter:@joaquingandara

También te puede interesar:

Urge recortar el gasto

¿Oscuro panorama?

México, ¿en la mira de los inversionistas?