Opinión

Entorno Económico: Consideraciones cambiarias para el año

28 febrero 2013 17:12

 
 
Joel Virgen
 
Sin duda el episodio reciente de volatilidad en la cotización del peso frente al dólar, esta vez cortesía de la política en Europa y consideraciones monetarias para Estados Unidos (EU), de momento opaca importantes consideraciones para el resto del año. El repaso de éstas hace posible prever espacio de fortalecimiento del peso entre hoy y finales de año.
 
Considero que la interacción de factores tanto externos como internos apunta hacia una trayectoria de fortalecimiento del peso, aunque sin estar exenta de volatilidad. En particular, hemos modificado nuestra expectativa de cierre del tipo de cambio a 12.3 para 2013 desde nuestro estimado previo de 12.5.
 
Nuestra trayectoria de apreciación del peso en el año se encuentra fundamentada en al menos dos factores, uno externo y otro interno.
 
En el primer caso, destacamos el mejoramiento de los pilares de la recuperación económica en EU, amén de su positiva comparación con el desempeño de otros ejes de crecimiento mundial. En particular, vemos al crecimiento en EU ganando tracción sobre todo durante el segundo semestre del año. Sin duda, este contexto resultaría especialmente favorable para el peso mexicano dada su alta sensibilidad al entorno estadounidense.
 
En el caso del factor interno, destaca la posibilidad de que los eventos idiosincráticos se abran paso en el año. En específico, el momentum de reformas estructurales sigue en pie y mostrando positivas señales (recientemente a través del progreso de la reforma educativa) respecto a la viabilidad de reformas de amplio alcance en materia competitiva, energética y fiscal.
 
En un entorno como el anterior, asignaríamos una probabilidad no despreciable de observar un evento favorable en calificación crediticia este mismo año, quizás hacia el segundo semestre.
 
Sin embargo, también es prudente señalar los factores compensatorios y de riesgo para esa trayectoria de fortalecimiento del peso. De hecho, vemos en las perspectivas de liquidez internacional y en la política en Europa la principal fuente de volatilidad.
 
En el caso de las condiciones para la liquidez financiera global, subrayamos la creciente incertidumbre respecto a un eventual término en la expansión del balance de la Fed, uno de las principales fuentes de la abundante liquidez internacional.
 
La expectativa es que mientras esperamos que tal expansión continúe a un ritmo de 85,000 mdd al mes durante la primera mitad del año, anticipamos su desaceleración para la segunda mitad y un alto a principios del 2014. Lo anterior contrarrestaría parcialmente la influencia de apreciación sobre el peso asociada a posibles resultados alentadores en materia de reformas a nivel local hacia la segunda mitad del año.
 
Por otro lado, la renovada incertidumbre en Europa, esta vez cortesía del factor político en Italia podría promover la extensión de la volatilidad cambiaria.
 
El hecho de que un partido anti-austeridad haya ganado la mayor representatividad partidista en el Congreso, en conjunto con el debilitamiento de la posibilidad de formar una "gran coalición" con los otrora grandes partidos, impone nuevos riesgos al entorno. Este riesgo podría acompañarnos en las próximas semanas o meses inmediatos, teniendo como potencial el empeoramiento del clima recesivo y los costos de la deuda.
 
Un tercer factor de volatilidad ubicado fundamentalmente entre el primero y el segundo trimestre del año se asociaría a los temas fiscales en EU.
 
Así, y como ha sido el caso en los últimos años, no está demás aderezar nuestro optimismo cambiario con una buena dosis de consideraciones de cautela y de administración de riesgos.