¿Respaldó realmente la OACI a Santa Lucía?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Respaldó realmente la OACI a Santa Lucía?

COMPARTIR

···

¿Respaldó realmente la OACI a Santa Lucía?

15/10/2018

El ingeniero Javier Jiménez Espriú, próximo titular de la SCT, ya hizo célebre un texto del estudio preparado por la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) para el gobierno mexicano en noviembre de 2013.

El título del documento de 162 páginas elaborado por la Dirección de Cooperación Técnica del organismo es: “Necesidad e Idoneidad de la Solución Propuesta para el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”.

El texto referido por Jiménez Espriú aparece en la página 69 del documento, y dice lo siguiente:

“Aunque en principio no es parte del alcance del estudio, la Base Aérea de Santa Lucía, se encuentra a 36 km aproximadamente del AICM, distancia que se reduciría si lo que medimos es la separación de sus espacios aéreos. Es una zona despejada con buena climatología local, con características mecánicas del terreno que no parecen tener especiales notaciones críticas, y dispone de espacio para crecer, en principio de manera moderada. Las trayectorias principales de operación son compatibles entre ambos aeropuertos… Santa Lucía cuenta con argumentos fuertes como los expuestos en el párrafo anterior, para ser una poderosa opción. Sin embargo, si se trata, no sólo, de que, ahora, absorba la demanda no atendida del AICM, sino que, en un horizonte de 30 años, sea quien lo sustituya por completo, Santa Lucía es claramente insuficiente.”

Melvin Cintron, quien encabeza la oficina de la OACI para Norteamérica, dio una entrevista el viernes pasado a Fórmula Financiera, en la que señaló lo siguiente:

“Ese estudio (el de 2013) indica que sí hay muchas opciones viables y que cada una de ellas tiene sus pros y contras. En cuanto a la seguridad operacional del espacio aéreo y cómo se puede llevar a cabo sin tener los mayores riesgos, eso se hace a través de un estudio más exhaustivo del que actualmente se tiene”.

El estudio de 2013 analizó detalladamente ventajas y desventajas de cuatro opciones: el nuevo aeropuerto en Texcoco; la operación del actual junto con uno nuevo en Tizayuca; el sistema metropolitano de aeropuertos (sumando Toluca, Cuernavaca y Querétaro) y el crecimiento del actual.

Si se visualiza una solución a largo plazo, la opción recomendada en ese estudio es inequívoca: Texcoco es la mejor opción.

El hecho de que el estudio de la OACI no aborde a profundidad el tema de la compatibilidad de la operación comercial de Santa Lucía y el AICM, es lo que lleva a Cintron a afirmar que para analizarlo se requiere un estudio más completo.

Es legítimo que un gobierno entrante pueda tener reservas respecto a decisiones tomadas por uno anterior. Y es legítimo que pida opiniones independientes para considerar opciones que eventualmente las modifiquen.

Si en julio, AMLO hubiera dicho: “vamos a aprovechar estos meses de transición para pedir un estudio completo a la OACI y luego tomaremos la decisión de si seguir o no”, tal vez no hubiera gustado a muchos pero era una decisión racional.

En contraste, realizar una consulta que eventualmente pueda elegir una opción en la que hay dudas en su operabilidad aeronáutica puede ser un desastre.

Aún queda tiempo y opciones para reconsiderar. Sería mejor tener un retraso en la obra, que correr el riesgo de dar un salto al vacío al tomar una decisión que puede costar miles de millones de pesos y años de atraso.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.