¿Por quién ‘votará’ la economía en 2018?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por quién ‘votará’ la economía en 2018?

COMPARTIR

···

¿Por quién ‘votará’ la economía en 2018?

08/12/2017
1
 

 

voto de la economía. (Especial)
,

La frase con la que Bill Clinton recriminó a su equipo de campaña en 1992 sigue siendo vigente: “¡es la economía, estúpidos!”.

Aunque haya otros temas que también importen a los electores (en México tenemos claramente la corrupción y la inseguridad), la economía es y seguirá siendo uno de los determinantes de las intenciones de voto de los electores.

Por eso es pertinente la siguiente pregunta: ¿por quién ‘votará’ la economía en las elecciones presidenciales de 2018?

Uno de los determinantes del desempeño de la economía mexicana el próximo año es lo que sucederá con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN).

Si, como producto del triunfo obtenido por Trump, al ser aprobada la reforma fiscal, se le quita presión a la renegociación del TLCAN y surge la percepción de que es probable que se logre un resultado favorable, entonces se podría ir disolviendo un elemento de incertidumbre que afecta a las inversiones.

Si en la conciliación de las propuestas de reforma fiscal, prevalece el criterio del Senado y ésta se hace efectiva hasta 2019, el impacto inmediato será menor.

Ese contexto favorecería al candidato del PRI, sin duda.

Si, en contraste, se da la ‘tormenta perfecta’: Trump abandona el TLCAN y se aprueba una reforma fiscal en Estados Unidos con vigencia inmediata, más la ocurrencia de eventos geopolíticos que acentúan la percepción de riesgo, se favorecería a los candidatos antisistema, especialmente a AMLO.

Pero, ¿cómo se encuentra en este momento la percepción sobre la economía mexicana?

Las encuestas que levanta el Inegi dan cuenta de ello.

El índice de confianza del consumidor alcanzó en noviembre un nivel de 88.8 puntos. Esta cifra es superior en 5.6 por ciento a la que teníamos en el mismo mes del año pasado, tras el triunfo de Trump. Pero todavía está 4.0 por ciento abajo del nivel de 2015 y aún está 7.5 por abajo del que tenía en noviembre de 2012.

En otras palabras, la gente ve mejor la economía en su perspectiva de consumidores, pero el panorama sigue siendo malo respecto al arranque de este sexenio, que generó altas expectativas.

Otro indicador relevante es el de la confianza empresarial. En la industria manufacturera la cifra de noviembre es superior en 5.8 por ciento a la del mismo mes de 2016. Sin embargo, es inferior en 0.6 por ciento a la del mismo mes de 2015 y en 10.2 por ciento a la que existía en noviembre de 2012.

En otras palabras, hay más optimismo que hace un año, pero estamos en una condición de confianza débil si nos comparamos con el nivel de hace cinco años.

En términos fácticos y no de percepciones, el candidato del PRI podrá argumentar la creación de más de tres millones de empleos formales en un sexenio, por primera vez en la historia y también el alza de la masa salarial real del sector formal en 23.5 por ciento en lo que va de la actual administración.

Se podrá plantear también una reducción de la pobreza a escala nacional, que pasó de 45.5 por ciento de la población en 2012 a 43.6 por ciento en 2016, así como una multitud de indicadores positivos… pero no será fácil cambiar la percepción.

En resumen, creo que no está claro a quién favorecerá la situación de la economía en 2018, y todo dependerá de lo que suceda con procesos que no están plenamente en el control del gobierno, como la renegociación del TLCAN.

,

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Por qué alucina AMLO a Meade?
No sobreestimar la reforma fiscal de EU
2018, ¿una carrera ‘parejera’ de Meade y AMLO?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.