Opinión

Enrique de la Madrid
y su visión del turismo

1
 

 

Enrique de la Madrid

Desde la semana pasada hay un nuevo secretario de Turismo y la queja de mucha gente del sector es la más común en estos casos: no es un conocedor en la materia y tendrá que pasar, cuando quedan tres años de gobierno, por la famosa curva de aprendizaje que, en el mejor de los casos, dura por lo menos un año, dependiendo de qué tan avispado sea el funcionario.

Sin embargo, aunque no es un especialista en el tema, el nuevo titular de la Secretaría de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, quien suple a Claudia Ruiz Massieu que ahora despacha en la Secretaría de Relaciones Exteriores (se va la sobrina de un expresidente y llega el hijo de su antecesor), sí ha tenido contacto con la industria turística, ya que como director general del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) otorgó varios miles de millones de pesos en créditos a los empresarios de esta rama.

Por su carrera en la banca –es abogado egresado de la UNAM, con una maestría en Administración Pública en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard– ha sido coordinador general técnico de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, director general de Financiera Rural, trabajó para HSBC y, finalmente en Bancomext, la visión que Enrique de la Madrid tiene del turismo es netamente financiera.

De principio, para tratar de entender qué es lo que piensa de esta industria nos podemos remitir al año pasado, cuando participó en una mesa redonda donde el tema a tratar fue: ¿Cómo potenciar la inversión turística en México?

Ahí, De la Madrid Cordero expuso que en nuestro país el turismo genera cerca de 14 por ciento de los empleos formales en nuestra economía y añadió: “En México exportamos en 2013 algo así como 380 mil millones de dólares, pero importamos prácticamente la misma cantidad. Esto quiere decir que, muchas veces, importamos para luego exportar, y ahí hay a veces una fuga.

“Sin embargo, en el sector del turismo la mayoría de las cosas que se consumen son hechas en México. El cemento para hacer los hoteles, seguramente el acero, los alimentos que se necesitan, los vehículos que también se requieren. Entonces, la fuga que se estima en este sector es solamente de 7.0 por ciento, la cual contrasta contra un número mucho mayor en otros sectores”.

Añadió que por cada millón de dólares gastado por el turismo, se crean 66 empleos, por lo que si la obsesión es cómo crecer y generar empleos, sin duda el turismo es una de las actividades principales.

Y, consecuentemente, preguntó: entonces, si es un sector tan importante en la creación de empleos, ¿qué estamos haciendo para invertir en él? Y se volvió a preguntar: ¿qué necesitamos? A lo que él mismo respondió: habitaciones de calidad donde diferentes estratos de turistas puedan llegar para alojarse en diversos niveles; pero preferentemente el nivel económico más alto, hablando del extranjero, y una especial atención al turismo doméstico que es el mayoritario.

“Para eso son los aeropuertos, aviones, carreteras, puertos y, sobre todo, necesitamos lugares y productos qué visitar y cosas qué ver, como restaurantes, museos y sitios arqueológicos, entre otros”, lo cual en realidad, resulta una obviedad decirlo.

Después agregaría que, en conclusión, se podía entender que uno de los motores del crecimiento económico del país, sin duda, es la actividad turística, pero se requiere de inversión.

Entonces precisó que “reitero que el reto de nuestro país es generar empleos y bienestar para los mexicanos. Y tenemos que buscar los motores de crecimiento económico. El turismo es uno de los principales motores que tenemos. La contribución del turismo es cercano a 9.0 por ciento del PIB y seis o siete millones de mexicanos viven de esta industria. A nivel internacional he podido percibir ese enorme interés que existe en el mundo por nuestro país y, sobre todo, porque tenemos una diversidad de destinos, una gran variedad de productos.

“Pero tenemos que generar todavía más conciencia de que se le puede sacar mucho más a este sector: más bienestar, más empleos y más dinero; pero solamente si lo hacemos de manera ordenada, con una mejor coordinación entre las entidades del gobierno. Y también con una coordinación mucho más estrecha con el sector empresarial”.

Para finalizar, señaló que del total de los 102 mil millones de pesos que tenía en cartera en Bancomext, 13 por ciento lo había destinado al sector turístico. “Este año andaremos prestando algo así como cinco mil 500 millones de pesos más al sector y el año pasado crecimos 25 por ciento”.

Después de leer esto, digamos que el nuevo titular de Sectur no está tan desligado del turismo, pero tampoco es un experto. Esperemos que su curva de aprendizaje sea breve.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Embargan la marca FITA
Juan Carlos Hinojosa pierde demanda; podrían embargarle la FITA
El desperdicio del Acueducto del Padre Tembleque