Si vas a nacer pobre, que sea en el norte y no en el sur
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Si vas a nacer pobre, que sea en el norte y no en el sur

COMPARTIR

···

Si vas a nacer pobre, que sea en el norte y no en el sur

18/01/2018
1


Pobreza
,

Todo mundo reconoce que la región norte del país ha avanzado más que el centro y sur en los decenios recientes. La tasa de crecimiento económico en la mayor parte de los estados del Bajío y norte de México ha llegado, en los últimos años, a medias de entre 4.0 y 5.0 por ciento, mientras que las entidades más rezagadas apenas lo han hecho entre cero y 1.0 por ciento anualmente.

Dicho crecimiento se ha aparejado, a su vez, con indicadores sociales diferenciados. Los niveles de pobreza y pobreza extrema en el sur son mucho mayores que en el centro y centro norte de México. Los estados con mayor porcentaje de pobres en el país se encuentran en el sur: Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Veracruz, Michoacán.

Los estados con menos pobres son Nuevo León, Baja California Sur, Baja California, Coahuila, Sonora y Ciudad de México.

De forma similar, y aunque las medidas que han proporcionado recientemente el Inegi y el Coneval no mantienen una comparabilidad perfecta en el tiempo, muestran que, efectivamente, la desigualdad también coincide con estas regiones del país.

En un estudio de Marcelo Delajara y Dositeo Graña, publicado recientemente por el CEEY (http://www.ceey.org.mx/sites/default/files/adjuntos/dt-006-2017-si.pdf), los autores muestran que esta desigualdad, además, está relacionada con los grados de movilidad social, definida como la facilidad para avanzar en la escala socioeconómica. Es decir, estos indicadores de movilidad social miden qué tan fácil es que una persona, independientemente de dónde o en qué condiciones haya nacido, pueda superar las barreras de su entorno más cercano, o bien que la riqueza, la educación y el estatus laboral de sus padres condicionen su futuro.

Es más probable que los niños que nacen en un entorno de pobreza (dentro del 25 por ciento más pobre de la escala socioeconómica) en el norte, logren un desempeño socioeconómico mejor que los niños pobres que nacen en el sur, que incluyen en este análisis de Delajara y Graña a los estados de Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo, Campeche y Tabasco. Si tomamos los niveles de riqueza de las personas más pobres en ese cuartil de la población, una generación después su desempeño será menor que el de aquellos niños que nacieron en pobreza en el norte del país.

Lo mismo ocurre con los niveles de educación de los padres. De todos los niños cuyos padres tenían poca educación en el país, aquéllos que nacieron en el sur tuvieron, una generación después, menor desempeño escolar que aquellos niños que nacieron en las zonas centro y norte de México. Y en cuanto al estatus laboral, cuando los padres trabajaban en labores manuales del campo que requerían poca capacitación, sus hijos se mantuvieron en esa condición con más frecuencia en el sur que en el norte. Es decir, es más difícil salir de esa situación laboral de baja productividad en el sur que en el norte. Se está perpetuando la pobreza. Existe menor movilidad social en el sur que la existente en el centro y norte de México.

De modo que resulta lógico que estas condiciones sociales de desventaja en la región sur del país coincidan con el bajo crecimiento económico de la región. Por el contrario, en los estados más dinámicos del centro y norte encontramos que también hay más movilidad social. Y mayor movilidad social se refleja en mayor bienestar de aquellas personas y familias que la experimentan: un niño que nace en un entorno en el que existe una sociedad permeable con alta movilidad social podrá avanzar mucho más que un niño que nace en un entorno donde hay poca movilidad.

En la práctica, ¿qué significa esto? Que cuando haya igualdad de oportunidades para todos, cuando no importe en dónde nazcas, habrá mayor bienestar familiar y mayor crecimiento económico.

Aquellos países con alta movilidad social experimentan, a su vez, más crecimiento y bienestar para todos. Gozan de una economía próspera, incluyente. Tal es el caso de las sociedades escandinavas y algunas otras europeas. Allá importa poco el origen. Las personas tendrán las mismas oportunidades que los demás, su esfuerzo y mérito contarán mucho más que en una sociedad donde sólo se puede avanzar mediante los contactos familiares y actividades no siempre lícitas.

Pero mientras transitamos al bienestar de una sociedad europea, si vas a nacer pobre, ruégale a Dios que la cigüeña te deposite en el norte y no en el sur.

También te puede interesar:
Derribar el muro de Berlín con cincel y martillo
La herencia macroeconómica en año electoral
Competir en Puebla es diez veces más difícil

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.