Opinión

Enfrenta mezcal momento crucial

05 abril 2017 5:0
 
1
 

 

Mezcal Oaxaca. (Cuartoscuro)

A pesar de que los números que reporta el sector acreditan un crecimiento sostenido de la producción y las ventas, ciertas contradicciones internas de esta Denominación de Origen están cuestionando su potencial de desarrollo hacia el mediano plazo.
Podríamos decir, resumiendo, que a la visión modernizadora de un mezcal industrializado y lucrativo, se opone la mística propia de un origen pausado y artesanal.

La paradoja pasa por el hecho de que son precisamente estas cualidades tradicionales del mezcal las que impulsan su demanda y reconocimiento en México y el extranjero. Si el mezcal pretende seguir el camino del tequila, en poco tiempo se pronostica que será trivializado hasta el punto de la irrelevancia. Sin embargo, dice Hipócrates Nolasco, presidente del Consejo Regulador del Mezcal, si queremos un crecimiento sano para esta Denominación de Origen, es necesario lograr el balance entre los dos mundos.

Un primer desafío pasa por la limitación que debe construirse de la llamada “zona autorizada”, que son todos aquellos municipios que son considerados como adecuados para la siembra del maguey empleado en la producción. A la fecha suman ya 963 los municipios incluidos en la Denominación, que suman un total de 500,000 kms cuadrados. Como es fácil advertir, muchos estados que reúnen condiciones climáticas adecuadas están solicitando su incorporación, a fin de poder gozar de esta ventaja competitiva. Por su extensión y características, la industria del mezcal está captando mano de obra de migrantes que se reintegran a la fuerza laboral de la economía rural, justo en zonas de la República que fueron exportadores de mexicanos en el pasado. Esa es una muy buena noticia.

Una segunda escala hacia la consolidación de la industria se produce en los servicios de verificación de la calidad, que es una pieza central en la construcción de una cadena sólida entre productores y distribuidores. Si bien el Consejo Regulador cuenta con capacidades limitadas para la supervisión y la emisión de autorizaciones, el “cuello de botella” juega un edificante papel como filtro hacia un mercado que castiga a industrias completas si un solo jugador compromete la salud de los consumidores con productos indeseables. En ese sentido, todo indica que debe mantenerse el control si se quiere mantener un nivel adecuado de verificación.

En lo externo, pocos momentos han manifestado una complejidad tan grande para el reconocimiento y protección de Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen. Hay que reconocer que el tequila se benefició de la protección que tratados como el TLCAN, el acuerdo con la Unión Europea y la propia OMC otorgaron en los noventa. En esta coyuntura es difícil definir que derroteros tomará México en materia de protección a este tipo de nombres de producto, en función de los intereses contrapuestos que Europa y EUA han venido debatiendo y que los han ubicado en bandos irreconciliables.

Si México quiere reconocimiento y protección para sus productos típicos en Europa y otros países de Asia, no tiene más opción que ofrecerla de manera recíproca para los vinos, quesos y otros productos alimenticios de esos territorios.

También te puede interesar:

Brinda tratado de denominaciones de origen a México opción anti Trump

Regresa México a lista prioritaria de piratería

Certifican franquicias alto dinamismo emprendedor en el país