Opinión

Encuestadores y fanfarrones

   
1
  

  

Federico Berrueto. (Especial)

El director general de la empresa encuestadora Gabinete de Comunicación Estratégica, Federico Berrueto, acusó de corruptos a sus colegas que se equivocaron con encuestas sobre las preferencias electorales en los comicios del 5 de junio.

Durante una entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, el funcionario de GCE dijo que los errores graves que se cometieron (los tuvieron Parametría, Consulta-Mitofsky y EL FINANCIERO, precisó el conductor), fueron por corrupción.

¿Estuvieron pagadas las encuestas que se equivocaron? Federico Berrueto sugiere que sí.

Veamos, entonces, cómo estuvieron las encuestas de GCE en este proceso electoral.

De acuerdo con las que tengo a la mano, en Zacatecas ganaba por seis puntos el candidato de Morena, David Monreal, al del PRI, Alejandro Tello. Pero el resultado fue al revés y copeteado: ganó Tello por diez puntos.

¿Sobornaron a GCE para equivocarse de esa manera en favor de un candidato? Tiendo a pensar que no, pero según la lógica del director de la empresa, sí fueron comprados.

Otra de GCE, en Chihuahua. Según la encuestadora que dirige Berrueto, el PRI ganaba por casi siete puntos a Javier Corral, del PAN, que estaba en empate técnico con el independiente José Luis Barraza, con diferencia de un punto.

Falso, el ganador fue Corral, del PAN, que venció al priista por ocho puntos porcentuales.

¿Compraron la encuesta de GCE los priistas, para que se equivocaran por tanta diferencia? Supongo que no, pero con el criterio de Berrueto así fue.

Más. En Tamaulipas, según la encuesta de GCE que tengo a la mano, ganaba el priista Baltazar Hinojosa por poco más de seis puntos al panista Francisco García Cabeza de Vaca. La realidad fue que venció el candidato del PAN por 15 puntos de diferencia.

Demasiado grave el error. En la lógica de Berrueto, ¿quién pompó?

Durango. Según la encuesta del acusador Berrueto, ganaba Esteban Villegas, del PRI, a José Rosas Aispuro del PAN-PRD, por cuatro puntos. Fue al revés: ganó el panista por esa diferencia.

Hay muchos errores graves más de GCE en estas elecciones. Y su director acusa a sus colegas de corruptos.

Ciro le dice que tiene mucho valor pues cuando se equivocó, hace seis años, Berrueto reconoció su error.

En el caso de EL FINANCIERO, el encuestador Alejandro Moreno ofreció una amplia explicación por errores cometidos. Una corrección profunda, extensa, académica, requiere de más tiempo. Pero eso al parecer no vale para Ciro, sino que únicamente cuentan los latigazos teatrales como los que él se dio en 2010 y luego se repitió la dosis en 2012.

Por cierto, las encuestas con que se equivocó Gómez Leyva hace seis años también fueron hechas por GCE, dirigida por Berrueto. Veamos.

De acuerdo con la información del archivo electrónico de SDP Noticias, GCE tuvo errores por más de 20 puntos y dieron por ganador al perdedor.

En Oaxaca GCE daba por ganador al priista Eviel Pérez Magaña sobre el aliancista Gabino Cué por seis puntos. Para nada: ganó Gabino por nueve puntos al abanderado del PRI.

¿Se había vendido Berrueto al PRI para dar a conocer tamaño disparate? Yo supongo que se equivocó, pero en su lógica estaba sobornado.

Sinaloa. Según GCE, ganaba el priista Jesús Vizcarra con 44.8 puntos al aliancista Malova que obtendría sólo 36.9 por cierto. ¿La realidad? Ganó Malova con 51.4 por ciento de los votos.

Podríamos seguir con errores graves en las encuestas de GCE, pero no hay espacio.

Berrueto acusó a sus colegas de estar vendidos y por eso las fallas en las encuestas.

No lo creo. Lo que sí resulta obvio es que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta. Y no es el caso del director de GCE.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
​El festejo de Agustín Basave
​Los delincuentes de AMLO
​Vientos de cambios