Opinión

Encuesta en Morena por la CDMX

  
1
 

 

AMLO

El proceso interno de selección del candidato de Morena para abanderar su causa rumbo a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México entra a la etapa crucial, ya que a partir de mañana se llevará a cabo una encuesta a población abierta, que durará tres días, y cuyos resultados los conoceremos la próxima semana.

Habrá que ver cómo se comportan las tribus de Morena durante la encuesta y luego en la aceptación de los resultados, aunque en este caso bastaría un manotazo de Andrés Manuel López Obrador para aquietar las aguas y alzarle la mano al vencedor.

Esto no descarta que las huestes de los cuatro aspirantes operen en las calles, y no precisamente con prácticas legales, sino incluso para movilizar a personas de otros estados para que los encuesten, así como el reparto de dinero y prebendas, por lo que los responsables de este ejercicio tienen que poner todos los candados necesarios en materia de transparencia, si es que no se quieren ver involucrados en temas delicados como el fraude.

En Tlalpan muchos simpatizantes de la delegada están trabajando en demarcaciones vecinas para invitar a sus moradores, con recompensas de todo tipo, a que se manifiesten a favor de su candidata; y en Cuauhtémoc la cosa está peor, ya que servidores públicos de esa delegación están recorriendo los establecimientos para 'convencerlos' de apoyar a su jefe.

Algunos mal pensados creen que la encuesta sólo es para 'taparle el ojo al macho', toda vez que AMLO ya tiene a su elegido y se llama Ricardo Monreal.

Más allá de la guerra sucia, el fuego amigo y los dados cargados, hay que rescatar que Morena tiene ante sí un escenario inmejorable para gobernar la capital del país debido a múltiples factores, uno de ellos es el clamor que existe entre los capitalinos por la alternancia, debido al desgaste del gobierno perredista.

Lo más seguro es que el ganador del proceso interno de Morena tenga altas posibilidades de suceder a Miguel Ángel Mancera, toda vez que después de 20 años parece que el gobierno del PRD en la capital del país llegará a su fin, para dar paso a otro partido de izquierda.

Aunque dicen los perredistas que esto está por verse, en virtud de que ha surgido un nuevo ánimo entre las filas de los militantes del sol azteca, luego de los resultados que alcanzó su candidato Juan Zepeda en los más recientes comicios del Estado de México, en los cuales desplazaron al PAN del tercer lugar.

Desde luego que no hay que pasar por alto las pláticas que existen entre las diversas fuerzas políticas nacionales, quienes dentro de su cartera de negociación para crear un Frente Amplio Opositor ven a la Ciudad de México como una auténtica posibilidad de que el PAN y el PRD, con otros partidos políticos, presenten un candidato único para competirle a Morena.

En cualquiera de los casos, si Monreal, Sheinbaum, Batres y Delgado creen que el ganar la elección interna de Morena les garantiza ocupar la jefatura de Gobierno de la capital del país, pues están totalmente equivocados, ya que todavía la moneda está en el aire y como van las cosas con los militantes de ese partido, como el delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, falta muchísimo para que puedan concretar sus anhelos, que no son necesariamente los mismos de los capitalinos.

También te puede interesar:
Y despertó el dinosaurio
¿México incluyente?
Julión, Márquez, Lozoya… ¿y la presunción de inocencia?