Opinión

Encontrar la fuente de financiamiento correcta

Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
  

  

Ilustración Branson

Pregunta: He iniciado seis compañías (cinco rentables, una en modalidad de empresa incipiente) en seis años. Ahora tengo 26 años de edad y estoy buscando financiamiento para un proyecto que alterará a la industria. ¿Me recomendaría cotizar públicamente o conseguir capital de riesgo?
—Jordan Banda.

Respuesta: Primero que todo, pienso que corresponde felicitarte. Operar un negocio es bastante difícil, pero tú pareces haber dominado el arte de mantener varias cosas funcionando. ¡Bien hecho!

Lo grandioso sobre ser emprendedor actualmente es la enorme variedad de opciones de financiamiento disponibles, en comparación con años anteriores. No hay una solución estándar; la ruta que elijas debería depender de una serie de variables.

Los diferentes enfoques que las personas adoptan ante este problema son fascinantes. En este momento, un enfoque doble se está volviendo más común. Las empresas de capital de riesgo están siendo abordadas cada vez más por emprendedores que han usado plataformas de financiamiento colectivo para recaudar su primera ronda. Cuando tu idea ha sido respaldada por algunos miles de pequeños inversionistas, eso te sitúa en una posición más fuerte cuando buscas inversión de capital de riesgo o un préstamo bancario.

Describes tu idea como un “proyecto que alterará a la industria”. ¡Esa es una razón para celebrar! Pero presenta una dificultad: a muchas personas les preocupa que si hacen de dominio público una idea singular, como en una plataforma de financiamiento colectivo, será copiada, y obtener una patente para una idea no es un proceso barato. Aunque algunos emprendedores han estado abriendo sus patentes para el uso público en nombre del movimiento de fuente abierta –quizá el más famoso es Elon Musk– , éste quizá no sea el mejor enfoque para tu compañía.

Pero, en tu caso, quizá tengas la opción de evitar este problema financiando la idea tú mismo; lo cual significaría vender una de tus otras empresas. Esto es lo que mis colegas y yo en el Virgin Group decidimos hacer a principios de los años 90 cuando vendimos Virgin Records para recaudar el dinero requerido para asegurar el futuro de nuestra idea disruptiva: Virgin Atlantic, una aerolínea con un servicio grandioso en una época en que nuestros competidores habían olvidado lo que era el servicio.

No fue una decisión fácil, pero fue la mejor. Habíamos llegado a una encrucijada: nuestra aerolínea Virgin Atlantic necesitaba fondos para combatir la campaña de trucos sucios que British Airways estaba librando contra nosotros, pero no estábamos en posición de seguir pidiendo a terceras partes o a nuestro banco inyecciones de efectivo extras. Simplemente no habría sido sostenible.

Virgin Group, sin embargo, estaba operando otra compañía muy rentable, Virgin Records, y pudimos ver que vender ese negocio era la forma más segura de recaudar fondos. Si continuábamos operando ambas compañías, entonces arriesgábamos a las dos.

En ese momento, parecía posible que Virgin Atlantic cerrara, dejando a dos mil 500 personas sin empleo y la reputación de nuestra marca en jirones. Al vender Virgin Records, dejamos a ambas compañías en posiciones más fuertes. Esta decisión fue muy dolorosa para mí, pero no la tomé solo; la revisé con colegas, amigos y familiares. Y cualquiera que sea la ruta que elijas tomar, tus probabilidades de tener éxito son mucho mejores si te aseguras de que cuentas con el equipo correcto antes de comprometerte a algo.

Me recordaron esto recientemente en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. Durante el viaje, me uní al rapero y emprendedor estadounidenses Will.i.am para responder algunas preguntas del público, una de las cuales provino de alguien que quería saber qué nos mantenía en marcha cuando pasábamos apuros para hacer despegar una idea y en los tiempos eran difíciles. Tanto Will como yo respondimos: “El equipo alrededor de nosotros”.

Es revelador que los dos tuviéramos la misma respuesta. Pero piensa: no puedes controlar lo que un inversionista hará cuando le presentes tu idea, no sabes si un banco te dará el préstamo que pediste y no puedes estar seguro de qué sucederá cuando tu compañía cotice públicamente.

Sin embargo, si te has rodeado de las personas correctas –amigos y colegas honestos, trabajadores y confiables que te digan las cosas directamente–, entonces puedes estar seguro de que juntos propondrán la mejor respuesta posible. ¡La mejor de las suertes!

Twitter: @richardbranson

Lo grandioso sobre ser emprendedor actualmente es la enorme variedad de opciones de financiamiento disponibles

También te puede interesar:
​Encontrando el camino correcto en las encrucijadas
​La inspiración está ahí afuera
Sigue tu propia estrella