Opinión

Encinas, el perdedor

     
1
  

 

El senador Alejandro Encinas auguró una elección complicada para la izquierda mexicana. (Cuartoscuro)

A propósito de la alianza opositora que está en proceso de negociación entre el PAN y el PRD, para ir juntos en la elección para gobernador del Estado de México, con Alejando Encinas Rodríguez, como prospecto más viable a encabezar la candidatura que haga frente al PRI, en este espacio recordamos lo que en algún momento nos expresó el diputado federal de Movimiento Ciudadano René Cervera: “El pragmatismo parece invadir la política de una manera alarmante”.

Alejandro Encinas, como se sabe, pidió licencia como senador para encabezar los trabajos del Congreso Constituyente, encargado de redactar la Carta Magna de la Ciudad de México, y a la Cámara alta llegó por la vía plurinominal en la lista del PRD, pero pronto se convirtió en legislador de los llamados independientes.

Hoy el nombre de Encinas Rodríguez está en la agenda de las negociaciones entre panistas y perredistas, ninguno de ambos bloques ve con malos ojos la propuesta e incluso las dirigencias de ambos partidos, con tal de conformar una alianza opositora al PRI-gobierno, están dispuestas a sacrificar la trayectoria de militantes de cepa, como José Luis Durán Reveles, expresidente municipal de Naucalpan, o de la propia Josefina Vázquez Mota, excandidata presidencial, por el lado blanquiazul, entre otros, y por encima de cuadros del sol azteca, como Juan Zepeda Hernández, actual coordinador del PRD en el Congreso del Estado de México, o Juan Hugo de la Rosa García, presidente municipal en Nezahualcóyotl, por mencionar algunos perfiles.

Sea cual sea el nombre del candidato que encabezará la otra alianza política, la del PRI-PVEM-Panal, los impulsores del pragmatismo –que a muchos alarma– sólo tienen como propósito sacar al PRI del gobierno, y en ese objetivo han cerrado los ojos a ideales, programas, trayectorias, ceguera en la que no se dan cuenta que por muy conocida que les resulte la figura de Encinas Rodríguez, su trayectoria siempre ha estado asociada a la derrota.

Y es que aunque el oriundo de la Ciudad de México ha ocupado cargos de alta responsabilidad, como jefe de Gobierno y secretario de Medio Ambiente en el todavía Distrito Federal, además de senador de la República y también diputado federal, en ninguno de ellos llegó por la vía del voto directo.

Nunca ha ganado una elección; en 2011 compitió por la gubernatura del Estado de México, proceso donde se fue a un segundo lugar muy lejano contra el ganador de la contienda, Eruviel Ávila. Y así, jornada electoral donde se ha presentado, su programa y nombre han sido poco atractivos para los militantes de su partido y aún menos para la ciudadanía en general; incluso en 2008 compitió contra Jesús Ortega, de la corriente de Los Chuchos, por la dirigencia de su partido, y perdió.

Lo que es más, en la capital de la República quiso ser jefe Delegacional en la tercera delegación más habitada, Álvaro Obregón, donde como candidato del PRD en 2000 perdió ante el panista Eduardo Zuno, así, de ese nivel, es la popularidad de Alejandro Encinas.

En caso de que hoy encabece la alianza opositora al PRI y sus aliados, las dirigencias de los partidos de Acción Nacional y de la Revolución Democrática podrían llevarse una sorpresa, sobre todo por el desplazamiento de las aspiraciones legítimas que al interior de ambas organizaciones existen, mismas que están en vías de escindirse por una imposición pragmática, que tiene como plazo su registro ante los órganos electorales hasta el día 23 enero. En fin, el desenlace de esa negociación política pronto la sabremos.

Tienen razón entonces quienes tras las alianzas pragmáticas hablan de alarma, sobre todo cuando el perfil de Encinas Rodríguez, que ni perredista es, es visto como el candidato natural del PRD y el PAN para la jornada electoral por la gubernatura mexiquense; tal vez para ellos les resulte atractivo las múltiples derrotas obtenidas en una jefatura delegacional, la dirigencia de su partido y el Estado de México. Todo indica que sí.

También te puede interesar:

Legislativo contra Ejecutivo
Conago, elefante blanco
Al filo de la navaja