Opinión

En verdad, la imaginación no les alcanza

 
1
 

 

Migrantes (Cuartoscuro)

El gobierno federal se enfrenta a problemáticas y contextos complejos con los que ningún gobierno anterior había tenido que lidiar.

La situación económica y diplomática que tenemos ante la Unión Americana pudiera calificarse como de las más caprichosas y adversas en muchísimas décadas. El riesgo de que Estados Unidos repudie el TLC por ignorancia o pretenda imponer condiciones inaceptables durante la renegociación del acuerdo colocará al país y a nuestra planta productiva (y la de ellos por supuesto) en condiciones nunca antes imaginadas, sobre todo porque lo que se ha armado y configurado (automotriz, aeroespacial, parques científicos y tecnológicos) en más de dos décadas trae atrás mucho trabajo, mucha alineación de políticas públicas de las tres naciones o de al menos dos de ellas.

Hablando de deportaciones debemos suponer que el gobierno de Estados Unidos, con un beligerante presidente como Trump, incrementará lo ya hecho por y durante el gobierno de Obama: dos millones de repatriados en ocho años, a ritmos de 250 mil por año o 21 mil por mes.

Imagine qué tendremos que hacer, por lo menos con 21 mil ciudadanos mexicanos al mes que serían regresados a su país a pesar de su falta de voluntad para hacerlo. Ciudadanos mexicanos que ganaban mucho más de lo que este país, el suyo, puede pagarles y con mejores trabajos que los que nuestra economía les ofrece como opción.

Además, parece que el gobierno federal no se ha dado cuenta de que no se trata de una fuerza laboral descalificada y aventurera. Son mexicanos, muchos, que han desarrollado enormes talentos, con capacidades de expresión al menos bilingüe, con ciertas destrezas en materia tecnológica.

No son mexicanos que puedan calificar para uno de los empleos que se obtienen en algún periódico con fama en la localización de oportunidades de trabajo.

¿Qué les ofrece México? ¿Una palmadita en la espalda con un: 'bienvenido compatriota'?

¿Quién hace algo más allá de conceder facilidades para que los estudios realizados durante su estancia sean homologados a la brevedad posible? ¿Quién ha pensado en la conveniencia de elaborar un censo elemental que nos permita ubicar a esa fuerza de trabajo para concederles oportunidades?

¿Quién ha pensado en ellos como posibles emprendedores exitosos como lo fueron en su aventura transfronteriza? ¿Quién ha elaborado en el Inadem un programa que pueda articularse con fondos que pueden ser reasignados de categorías creadas teóricamente cuando el panorama actual ni siquiera podía conformarse como posible?

Inadem tiene esa posibilidad, de crear nuevas categorías de apoyo a emprendimientos y reasignar partidas. Es una de las versatilidades que el Instituto tiene aunque lo que no tiene es el presidente que releve a Enrique Jacob Rocha, hoy encaminado en otras tareas de índole preelectoral.

¿Quién puede poner un menú de microfranquicias a las que pudieran aspirar esos mexicanos exitosos y con innegable talento? ¿Quién les puede dar crédito para que armen modelos de negocio en donde participaron o bien alguna modalidad distinta que se les llegó a ocurrir luego de su tránsito productivo en la Unión Americana?

Bueno... ¿quién sabe en dónde están los que ya regresaron? ¿Dónde puedo saber si mi familiar o amigo fue deportado?

Nada. Ni lo más elemental: una simple lista de quienes fueron regresados, qué oficios desempeñaban y la forma de contactarlos, para no hablar de ideas más elaboradas.

Le digo, qué pena: la imaginación no les alcanza.

Correo: etj@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Nace universidad para las Pymes
¿De algo sirve servir a México?
Litigue ahora y pague después