Opinión

En riesgo, alianza PRI-PVEM

   
1
 

  

El PVEM fue sancionado por los spots donde se promociona la entrega de vales de medicina. (Cuartoscuro)

Se resquebraja la alianza legislativa entre el PRI y su aliado más leal y efectivo en la concreción de múltiples acuerdos, el Partido Verde Ecologista de México, en la Cámara de Diputados, debido, principalmente, a que las causas que abandera el PVEM, como la defensa del medio ambiente, no las apoya el tricolor.

El asunto no es menor si consideramos que a partir del 2003 el matrimonio entre el PRI y el PVEM le ha dado resultados tangibles, que se han cristalizado en la victoria electoral en diversas gubernaturas e incluso en la presidencial del 2012, en donde Peña Nieto se alzó con el triunfo.

Por meses los desencuentros ocurridos en ambas bancadas han sido evidentes. Por un lado, Jesús Sesma, cabildeando para que la agenda verde avance y, por otro, diputados cercanos a César Camacho se han encargado de obstruir la relación y la concreción de acuerdos.

En la Comisión del Medio Ambiente, que preside el diputado del PVEM Arturo Álvarez Angli, se han tratado de llevar al pleno diversos temas que tienen que ver con el cambio climático, el cuidado de los animales en cautiverio, la preservación de las áreas sustentables, entre otras tantas tareas, sin embargo, los priistas han frenado muchas de ellas ante la sorpresa de sus aliados.

La legislación en temas de salud, vida silvestre, equilibrio ecológico, calidad del aire y protección de la atmósfera, además de las reformas constitucionales en materia del nuevo modelo policial en los estados, entre otros asuntos, se han quedado truncos por la falta de voluntad de la bancada tricolor para aprobarlos.

Sin duda, los del Revolucionario Institucional tendrán que reconsiderar la relevancia que significa para ellos su alianza con los verdes, ya que si bien es cierto que los resultados electorales del pasado 5 de junio no fueron de todo favorables para ese partido, también es una realidad que tampoco fueron para el PRI y que ahora en el Estado de México los votos alcanzados por el PVEM serán definitivos.

Siempre fieles al presidente Peña Nieto, en muchas ocasiones más que los propios priistas, ahora se encuentran atrapados en un galimatías político, orquestado desde el seno de la bancada priista para, aparentemente, frenar la agenda legislativa del Verde Ecologista.

Debemos recordar que en la actualidad, el PVEM gobierna un estado y 237 presidencias municipales, tiene 42 diputados federales y siete senadores. Así que aquel que pretenda soslayar la fuerza política de ese partido, está en un craso error que puede acarrearle consecuencias funestas al PRI, en sus aspiraciones de mantener el poder en el Edomex, en las elecciones de junio próximo, y la Presidencia de la República en 2018.

La gota que derramó el vaso fue la cerrada postura de los priistas en el seno de la Comisión de Medio Ambiente, al rechazar la prohibición de incorporar nuevos especímenes a los delfinarios que existen en el país, en tanto que la propuesta verde va en el sentido de que al fallecer estos mamíferos, no se reemplacen por otros, y evitar con ello más cautiverio de estos cetáceos.

No obstante este desencuentro, el PVEM sigue trabajando e impulsando sus propuestas legislativas, ahí está, por ejemplo, la de la diputada Sharon Cuenca Ayala, que pretende elevar a rango de ley, en el marco de las atribuciones del INEGI, el orientar y producir información estadística que proporcione un mayor conocimiento sobre temas de gobierno, seguridad pública e impartición de justicia, con el fin de coadyuvar en la construcción de políticas públicas que hagan frente y prevengan los altos índices delictivos.

La iniciativa ya fue analizada, discutida y aprobada en la Comisión de Población, con el consenso de todos sus integrantes, por lo que se espera que en los próximos días el dictamen respectivo suba al pleno y tenga el visto bueno, de manera unánime, de las bancadas parlamentarias.

También te puede interesar:
El lastre de Del Mazo
Aumenta la inseguridad con Eruviel
Colosio y Narro