Opinión

¿En realidad se recuperan los mercados globales?

 
1
 

 

dólar

El peso mexicano ha recuperado su valor frente al dólar casi diez por ciento en las semanas pasadas y el índice de la bolsa de valores ha vuelto a registrar un récord histórico, que lo sitúa cerca de romper la 'barrera' de 50 mil puntos.

Además, las ventas en el mercado nacional siguen mostrando tasas muy elevadas, todo lo cual ha sido interpretado por algunos analistas como el inicio de la recuperación de la economía mexicana.

Por su parte, diversas materias primas y el precio del petróleo continúan con una clara tendencia de alza, al mismo tiempo que los índices de precios en numerosos mercados bursátiles siguen mostrando incrementos importantes, mientras que las tasas globales de interés siguen bajando.

También resalta que no sólo mejora el precio el peso mexicano frente al dólar, sino también el real brasileño (que varios interpretan en aquel país como resultado de las Olimpiadas), así como una mayor fortaleza del peso colombiano y del rublo ruso entre muchas otras divisas.

Todo lo anterior puede ser interpretado como resultado del debilitamiento en el valor del dólar y no tanto por un fortalecimiento de las distintas monedas, de los precios de las materias primas y de los diversos mercados financieros. Esto se debe a que la Fed decidió posponer la restricción monetaria por el debilitamiento de la economía, a lo cual se suma el Banco Central de Inglaterra por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. En este último caso, pone el objetivo de la tasa de interés de corto plazo en 0.25 por ciento anual, porcentaje que nunca había tenido en su historia. Hay que recordar que la postergación en el aumento de las tasas de interés norteamericanas significa que seguirá incrementándose la liquidez en los mercados monetarios globales en el corto plazo.

Incrementar la emisión monetaria en dólares con el objetivo de evitar una posible recesión propicia un debilitamiento en el valor del dólar en comparación con otras divisas; es decir, se devalúa el dólar, lo que equivale a que se aprecien las demás monedas. Además, la mayor liquidez se canaliza a mayor deuda de las empresas y de las personas, a que aumenten las ventas y se invierta en los distintos mercados financieros, lo que explica el crecimiento de éstos, no sólo en Estados Unidos, sino también en otros países.

Sin embargo, esta mayor liquidez también tiene costos como son el incremento en el mercado de los bonos, lo que se refleja en menores tasas de interés, esto es, se crea una burbuja en este mercado. Por otro lado, se castiga al ahorro y se transfieren recursos de los ahorradores a los deudores, al mismo tiempo que se reducen los fondos para el retiro de los trabajadores en términos reales. Además, se subsidia a las empresas de baja productividad o ineficientes por medio de las bajas tasas de interés que pagan por su deuda. Otra distorsión que se provoca es que se requieren crecientes montos de recursos para sostener las bajas tasas de interés, incrementando así el tamaño de la burbuja de los bonos.

En resumen, no hay una recuperación sólida y de largo plazo de los mercados globales, sino sólo una posposición en el aumento de las tasas de interés, que se refleja como un debilitamiento en el valor del dólar. Esto permite realizar reacomodos en los portafolios de inversión y en la composición de la deuda de las empresas y de los gobiernos, así como operaciones de trading (corto plazo) para aprovechar estos aumentos de precios de corto plazo. Sin embargo, habrá ajustes negativos drásticos en los mercados en el curso de las siguientes semanas y meses, por lo que habrá que ser cautelosos con nuestras decisiones.

​Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Riesgo de una mayor inflación en el país
Se frena la economía mexicana
Trump y la economía mexicana