Opinión

¿En qué gastar el dinero?

07 junio 2013 6:49

El enfoque de ahorrar hasta el último centavo y destinar el recurso sólo para lo básico podría ser un contrasentido en el largo plazo, pues de qué sirve ganar dinero si la recomendación absoluta es no utilizarlo.
 
El punto central es disponer del patrimonio hoy, pero con la responsabilidad de las necesidades futuras.
El reto es disfrutar lo que con mucho esfuerzo se ha obtenido sin remordimiento y con plena consciencia de las consecuencias. Es tan malo gastar indiscriminadamente como ser un ahorrador compulsivo, que nunca alcanza a gozar de sus logros.
La herramienta del presupuesto es nuevamente la de mayor utilidad porque además de mantener a la raya las salidas de dinero, permite saber si están cubiertos los requerimientos básicos y el ahorro deseado. Con ello, es posible adquirir algo sin sentimiento de culpa.
Veamos algunos casos los cuales es totalmente justificable.
1.- La búsqueda de la eficiencia amerita en ocasiones la compra; de hecho, hay una frase cotidiana usada cuando alguien no quiere gastar: 'cuida los centavos y descuida los pesos'.
2.- La productividad es un punto de referencia obligado y ahí entran los temas como la capacitación o la literatura; incluso el ocio que permite un descanso merecido para continuar trabajando en forma renovada.
 
3.- La salud es un objetivo primario que se olvida con frecuencia; cuántas veces primero se le da mantenimiento al auto que al cuerpo. En este caso, es bueno destinar un fondo para revisiones periódicas.
4.- La previsión es un destino muy justificable. Para algunos, los seguros son como tirar el dinero; empero, toman relevancia cuando una contingencia provoca el quebranto financiero. 
5.- Cuando se trata de una compra que ahorrará dinero como podrían ser aparatos para ejercitarse en casa, en lugar de pagar un gimnasio o adquirir un auto para dejar de usar taxis y comer menos fuera.
 
6.- El ser humano es un ente social y como tal está relacionado con su medio ambiente y es necesario llevar a cabo algunos gastos que van de acuerdo con su estilo de vida para seguir teniendo ese sentido de pertenencia. El problema radica cuando uno quiere aparentar un nivel social alejado de la capacidad de los ingresos.
7.- El reto de cualquier ejecutivo es mantener un balance entre trabajo y familia. El riesgo es que, en aras de una austeridad financiera, se pierda la convivencia con los hijos. En todo caso uno debe ser congruente con su nivel socioeconómico.
8.- Al recibir ingresos extraordinarios es posible optar por una recompensa personal o familiar, siempre y cuando sea acorde con lo percibido. Esta es una manera de premiarse por algún trabajo realizado y que sirva como motivación para seguir esforzándose en su propia actividad.
Como podemos observar hay razones para un uso adecuado de los recursos, y el parámetro básico es hacerlo con la responsabilidad sobre nuestro futuro.
 
De seguimiento…
La OCDE dio a conocer los resultados del 'Índice para una Vida Mejor' en donde México se mantiene alto en satisfacción general a pesar de que los indicadores 'duros' estén muy por abajo del resto de los miembros de dicho organismo.
 
Al pedirles a los encuestados que calificaran su satisfacción ante la vida en una escala del 0 al 10, los mexicanos le asignaron una puntuación de 7.3, mayor que el promedio de la OCDE, de 6.6. El estudio menciona que 'en México, 85% de las personas manifestó tener más experiencias positivas en un día normal (sentimientos de paz, orgullo por los logros, gozo, etc.) que experiencias negativas (dolor, preocupación, tristeza, aburrimiento, etc.). Esta cifra es superior que el promedio de la OCDE, de 80%”. 
 
En tanto, en los indicadores como vivienda, riqueza financiera y seguridad laboral, México ocupa dentro de los 37 miembros, los lugares 31, 32 y 35, respectivamente. En cambio, en términos de satisfacción de vida se encuentra en un honroso décimo sitio, incluso antes de países como Estados Unidos, Inglaterra, Alemania o Francia; además de ser el primero de Latinoamérica.