Opinión

En marcha, el golpe de Estado

 

La presidencia del PAN enfrenta la peor tormenta que podría haber imaginado Gustavo Madero, al haberse difundido un video donde aparecían los coordinadores de la diputación panista en San Lázaro en una fiesta privada con suripantas. Las imágenes contravienen los principios del fundador del PAN, Manuel Gómez Morín, que postulaba la moral y la actitud espiritual como fuente y cauce de la acción política, y colocó no sólo a los influyentes diputados en las antípodas de la doctrina fundacional, sino a Madero en el imperativo moral y político de destituirlos. Este miércoles, lo hizo.

Madero y el liderazgo camaral no procesaron rápidamente el escándalo mediático que galvanizó el conflicto interno en el PAN. En 2002, Francisco Solís Peón, el diputado llamado Pancho Cachondo, fue expulsado por contravenir los principios del partido al aparecer fotografiado en la revista Cambio desnudo, con un logotipo del PAN cubriendo los genitales. La expulsión fue sumaria al no representar nada en el partido ni afectar intereses de los grupos internos. En el caso de Luis Alberto Villarreal y Jorge Villalobos, los dos hombres de Madero en el Congreso, la situación era totalmente distinta.

Villarreal el coordinador, y Villalobos el vicecoordinador, fueron la trinchera que contuvo la oposición panista a Madero en el Senado, y piezas claves para procesar los acuerdos del Pacto por México, que un amplio grupo de senadores encabezados por Ernesto Cordero, muchos de ellos cercanos del expresidente Felipe Calderón, que desde el final de su gobierno no hablaba con el líder de su partido, criticaban y denunciaban abiertamente como colaboracionista con Los Pinos. El video fue la última gota de sangre que desangró a Villarreal, pero tan atractivo y escandaloso en medios, que fue dinamita pura para lograr lo que se había venido tratando desde hace tiempo: acabar con Madero.

La destitución de los coordinadores es el principio de un golpe de Estado contra el presidente del PAN. Madero, que era un bocado inalcanzable, está finalmente en la boca de sus adversarios. “Es muy triste que el PAN vaya de escándalo en escándalo, y todos son cercanos a Madero”, dijo Cordero, quien perdió la presidencia con él y que ha sostenido una oposición abierta a su liderazgo. “Ahí está (el gobernador de Puebla, Rafael) Moreno Valle, la gente de Jorge Romero (delegado en Benito Juárez), en Brasil, y en este momento el tema de Villarreal, que por cierto no estaba solo, estaba con Villalobos y Martín López (sonorense muy cercano a otro aliado de Madero, el gobernador Guillermo Padrés)”.

El video fue tomado en enero pasado y difundido este lunes, el día en que el presidente del PAN se preparaba para tomar el crédito casi total de la reforma energética. Las imágenes, que no prueban nada ilegal, pero abruma lo inmoral para un partido que se precia de tener en ello su fortaleza histórica, lo acabaron. ¿Cómo se dio esa grabación, de la cual sólo se conocen unos fragmentos? ¿Quién la grabó? Dentro del equipo cercano de Madero sostienen que el video fue hecho por profesionales y no por ninguna de las jóvenes que aparecen en él. No dicen por qué, pero hablan con certeza que fue hecho mediante un sistema, lo que tampoco se sostiene como hipótesis.

El video parece de manufactura casera, donde una persona lo toma con su teléfono celular de manera discreta. No hay una sola toma, sino distintas que revelan movilidad, y no un sistema de videograbación, que en este contexto sería propio de espionaje político, en una casa que rentaron para la ocasión. Es probable que más de uno de los diputados presentes se haya percatado de quién grabó, o podrían hacer un ejercicio de memoria para entrelazar posibles responsables, pero no se ha dicho nada en público. Pudo haber sido cualquiera de ellos, o una de las jóvenes contratadas de los antros de la localidad. Pero la mente detrás de la selección del día en que se difundiría, lo hizo con un cálculo político.

Los adversarios de Madero, como Cordero, aprovecharon la ocasión. “Lo que procede –dijo– es que los panistas reflexionemos y tomemos una decisión institucional porque esto no lo soluciona el presidente del partido, a quien elegimos sabiendo cómo era y cómo era su gente cercana”. El senador afirma desde hace meses que el PAN perdió la moral y la integridad, y que abandonó sus principios. Es exactamente lo que demostró el video que metió en una crisis al PAN ante la caída demoledora de su imagen.

Madero debía actuar en dos tiempos para salir de la crisis e impedir el golpe que está en proceso. En el primero, como cuando empieza la gangrena, cortarse el pie antes de que la putrefacción se meta en su cuerpo. Eso hizo. Pero el segundo, construir un discurso que recuperara la doctrina fundacional y produjera un consenso –aún si fuera artificial– que le permitiera una fuga hacia delante, faltó. Cada día y hora que no actúa para contrarrestar el golpe, sus enemigos avanzan y ganan autoridad y fortaleza en la misma medida que él la pierde. ¿Será el final de Madero? No está realmente en sus manos. Dependerá si los que lo tienen en el suelo, Cordero y sus aliados, incluidos, lo rematan y le cortan la cabeza.