Opinión

En manos del juez Eric Melgren, voto de hispanos

Un nuevo episodio de la larga lucha de los republicanos y diversos grupos racistas contra el derecho al voto de las minorías en Estados Unidos, consagrado en la ley aprobada en 1965, en pleno movimiento por las libertades civiles, tiene estos días como escenarios Kansas, Arizona y el escritorio del juez de distrito Eric F. Melgren, quien analiza la demanda de ambas entidades para exigir a los electores documentación que demuestre que son ciudadanos del país vecino.

El 11 de febrero Melgren, por cierto nacido en Minneola, Kansas, escuchó los argumentos de las autoridades estatales y del Departamento de Justicia, que rechaza por innecesarios y engorrosos los trámites adicionales para sufragar, pero está pendiente el fallo que puede tener un importante impacto en los próximos comicios, a escala local y nacional. Según los demandantes, la Comisión de Asistencia Electoral (EAC), organismo que depende de la federación, debe incluir los requerimientos sólo para sus residentes, pero Washington sostiene que cualquier cambio influirá en el resto de EU, alentando a otros estados a endurecer sus leyes.

Arizona y Kansas ya exigen para empadronarse acta de nacimiento, pasaporte u otro documento que pruebe la ciudadanía, mientras que en las formas federales únicamente se pide al interesado declarar bajo juramento que es ciudadano de Estados Unidos. En diciembre, explica AP, el magistrado dejó la decisión a la EAC, que en enero desechó las modificaciones señalando que impedirían registrarse a muchos ciudadanos, pero al mismo tiempo manifestó “serias reservas” sobre las facultades de la federación en el tema.

Disputa

La disputa se deriva del veredicto de la Suprema Corte que en junio prohibió a las entidades –en particular a Arizona– rehusarse a aceptar la forma federal. Por supuesto, el trasfondo es la ofensiva xenofóbica sobre la creciente población hispana, así como sobre otras minorías, universitarios y ancianos, que tienden a apoyar a los demócratas, encabezada por el secretario de Estado de Kansas, Chris Kobach, quien insistió en llevar otra vez el asunto a los tribunales afirmando que en la historia de esa demarcación hay 25 procesos que fueron decididos por 50 votos o menos.

Lo que Kobach no dice es que es uno de los artífices de las leyes antiinmigrantes de Arizona y Alabama que también han sido bloqueadas por Washington debido a su espíritu segregacionista; ni tampoco que asesoró a la “banda del odio” formada por senadores republicanos el año pasado, después de que la reforma migratoria empezó a avanzar en el Capitolio.