Opinión

En la cumbre de Varsovia, “nada que escribir a casa”


 
Al borde del colapso, la Conferencia de las Partes (COP 19) de Naciones Unidas sobre cambio climático en Varsovia, Polonia, se salvó el sábado por un endeble acuerdo de último minuto para que todos los países preparen de aquí a la cumbre de París en 2015 “contribuciones” ––en lugar de “compromisos”––, a fin de tratar de frenar el calentamiento global. Como resumió Sai Navoti, delegado de las Fiji, que están entre las islas que serán más afectadas por el fenómeno, “no hay absolutamente nada que escribir a casa”.
 
En nombre de los países en desarrollo, Navoti, detalló AP, insistió en la última ronda de negociaciones en el devastador ejemplo del tifón Haiyan en Filipinas para demandar el establecimiento de un “mecanismo de pérdidas y daños” que les ayudaría a enfrentar los desastres naturales agravados por el ascenso de las temperaturas y, claro está, del nivel del mar. Sin embargo, la posición de las naciones ricas fue exactamente la contraria, pues no quieren ser responsabilizadas de los efectos de su contaminación.
 
Según una evaluación del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), la COP 19 “dejó muchos temas pendientes que tendrán que resolverse en Perú 2014, principalmente en materia de financiamiento, si es que se pretende alcanzar un acuerdo justo, ambicioso y vinculante posterior a 2015”.
 
Sin fondos
 
 
Explica que precisamente en cuanto al financiamiento a largo plazo para la mitigación de daños y adaptación al cambio climático, el bloque de países en desarrollo G77 y China condicionaron efectuar acciones voluntarias sólo si llegan los fondos prometidos en reuniones previas por los gobiernos avanzados. Sin embargo, no hay claridad sobre cuándo y cómo se materializarán los 100 mil millones de dólares ofrecidos antes de la crisis de 2008. Con todo, señala, fue importante que se aprobaran los textos respectivos, ya que de lo contrario el panorama del próximo encuentro en Perú sería aún más negativo.
 
El Cemda añade que el Fondo Verde propuesto por el gobierno calderonista en Cancún “no alcanzó las metas esperadas, pues a pesar de tener un texto de gobernanza, no ha logrado definir los términos de su relación” con el mecanismo de la ONU.
 
 
Mientras tanto, el tiempo empieza a agotarse para las islas del Pacífico. El Banco Asiático de Desarrollo advirtió que el calentamiento global provocará pérdidas de 2.9 a 15.2 por ciento de su PIB para 2100. Incluso uno de los territorios más grandes, Papúa Nueva Guinea, sufrirá un declive de 15.2 por ciento, seguido por el de Vanuatu (6.2), las Salomón (4.7), Fiji (4) y Samoa (3.8 por ciento). Como lamentó Navoti: Nada que reportar a casa.