Opinión

En enero autorizarán la nueva Bolsa de Santiago Urquiza

 
1
 

 

BMV

Visité la Bolsa Institucional de Valores (Biva) que está por lanzar Santiago Urquiza. Es una de las visitas a empresas más interesantes que he realizado: sofisticada en contenido, plena en aprendizaje y humana como pocas. Porque si hay algo que distingue a toda la gente que trabaja en Central de Corretajes —Cencor, la holding donde estará adscrita la Biva— es su gran sentido humano e igualitario, que les ha inspirado a crear uno de los proyectos más ambiciosos en el sector financiero: democratizar el acceso a las transacciones bursátiles.

Urquiza prevé que, en unas cuantas semanas, en enero, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores otorgue finalmente la autorización para operar. Esto implicaría que en un periodo de seis o siete meses, en junio o julio, la nueva Biva entre en funcionamiento. Actualmente se está acondicionando el proyecto arquitectónico, que incluirá un auditorio, varias salas de reunión y espacios innovadores, además de las mesas de operación. Adicionalmente, la Biva tendrá un pequeño estudio de televisión para transmisiones y enlaces en vivo.

En el equipo de la Biva hay una convicción: se requerirá una muy intensa campaña de comunicación durante los siguientes meses para dar a conocer varias de las características que tendrá la nueva bolsa.

Una de ellas, por ejemplo, es que todas las acciones que actualmente cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cotizarán también en la Biva desde el primer día. La empresa de Urquiza utilizará los sistemas del Nasdaq, que es un proveedor de tecnología de primer orden.

Un tema fundamental es qué tanta profundidad de mercado se puede ganar teniendo otra bolsa de valores en el país. Urquiza piensa que el tamaño del mercado puede crecer al menos 50 por ciento. Pero ese es un pensamiento incluso conservador. En su opinión, el hecho de que el mercado mexicano permaneciera pequeño y con tan pocas empresas listadas no benefició a nadie, y el país está rezagado en la materia: España tiene cuatro bolsas de valores, Japón tiene cinco y Rusia tiene dos. El market cap de México es un décimo del de Francia, por ejemplo. De ahí que el apetito de la autoridad por contar con un segundo mercado sea tan alto, y por eso el proyecto recibió apoyo del gobierno desde el inicio.

La etapa que vivirá la Biva en los siguientes meses será de mucha creatividad. La empresa preparará varios índices, que incluirán su propio nombre, para darle identidad rápida y reconocimiento de marca a su proyecto. Asimismo, en esta etapa se insistirá en la calidad y contenidos de los mensajes mercadológicos, y se pensará en la forma de hablarle a públicos diversos para que todo mundo entienda qué hace una bolsa de valores. Yo sugerí una mascota.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Aeroméxico brindará esta Navidad con Delta
La marea, explicada por Hacienda
El enemigo no es Trump: Larry Rubin