Opinión

En enero, al empeño

    
1
    

     

ME Trump hechos. (Especial)

Dicen que la traducción de la palabra que para los chinos significa crisis, es oportunidad; creo que, a partir del 20 de enero, cuando Donald Trump tome posesión con su gobierno de empresarios, militares y los llamados insurrectos, muchos mexicanos tendremos que encontrar áreas de oportunidad para sobrevivir a la crisis que ya se avizora; con un peso devaluado, un aumento en las gasolinas, miles de compatriotas deportados, empresas estadounidenses saliendo del país, por citar algunos casos.

Es lógico suponer que quienes encontrarán un nicho de oportunidad son los dueños de casas de empeño, y esto podremos medirlo desde la cuesta de enero que, según los empresarios prendarios, en verdad es de febrero, que es la época en que los mexicanos acudimos a sus negocios para cambiar bienes por dinero.

Es mala la fama que tienen quienes a esto se dedican, pues se les culpa de esquilmar a los clientes que, ahorcados, llegan a sus puertas. La triste realidad es que son un mal necesario para dos terceras partes de nuestra población que, ganando un irrisorio salario mínimo o aun menos y no estar bancarizados, tienen la necesidad de empeñar para hacer frente a gastos que, inesperados o excesivos, por el momento los rebasan.

No se ha determinado con precisión si las casas de empeño son empresas financieras, tal vez debería normarlas la CONDUSEF, pero por el momento están bajo la operación de la PROFECO, que constantemente realiza operativos para que, como se dice coloquialmente, no se brinquen las trancas y abusen de la gente en situaciones estacionarias como lo son la época de regreso a clases, las vacaciones o la ya citada cuesta de enero.

Según Rafael Mondragón, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (AMESPRE), los empresarios de este ramo son los más interesados en que se normen y vigilen sus empresas, a las que ahora gobiernos como el de Nuevo León o el de Sinaloa, ya les pusieron el ojo para cobrarles más impuestos, parece que de algún lado tiene que salir lo que se robaron los gobernadores salientes.

Según Mondragón, la AMESPRE, que es la Asociación de Casas de empeño más grande en Latinoamérica, al contar con 2 mil 785 sucursales de sus diversos agremiados, se autoregula con mayor rigor que la autoridad, y esto es lo que da certeza a la PROFECO y a los propios clientes, de la seriedad de estas empresas que también pretenden eliminar el rumor de que en sus locales se venden objetos robados, firmando convenios de colaboración con procuradurías estatales; hasta el momento han signado con seis diferentes estados.

Cambios otra vez

Una vez más corren los rumores de cambios en el gabinete. Aseguran que Luis Videgaray, quien sin cartera continúa siendo uno de los hombres más fuertes del presidente Enrique Peña, podría apoyar en alguna importante tarea.

Ya sea la Cancillería, por su cercanía con Jared Kushner, yerno de Donald Trump, o bien como un gran coordinador de las elecciones de este año en Coahuila, Veracruz, Nayarit y principalmente el Estado de México.

También aseguran que Beatriz Paredes Rangel, quien ya dejó la embajada de Brasil, podría ser la nueva secretaria de Cultura; nadie le quita sus méritos como política mexicana y como una mujer ilustrada, pero no son tan claras sus cartas credenciales para ser la titular de esta dependencia.

Una vez más, como ha sucedido a lo largo del sexenio, estos rumores pueden ser más deseos de quienes los comentan que decisiones del Presidente, pero lo único cierto es que Videgaray seguirá con un papel predominante hasta el final del sexenio, ocupe o no una cartera.

Twitter: @ginamorettc

Correo: georgina.morett@gmail.com

También te puede interesar:
​Los priistas no entienden
​Avanza Moreira en el PRI
​Menores, 42% de víctimas de trata