Opinión

¿En dónde está el dinero? Tal vez en gastos ocultos

 
1
 

 

cel Especial

Es común la sensación de no saber a dónde se fue el dinero. Si bien la principal herramienta para determinarlo es el presupuesto, en ocasiones tomamos como dado ciertos gastos y perdemos de vista conceptos ocultos que serían el factor del desbalance en las finanzas personales.

Revisemos algunos de ellos.

1.- Primero, lo clásico ¿ya valoraste tus recibos de luz, agua y gas? Podrías reducirlos si te haces consciente del posible desperdicio.

2.- Telefonía celular. ¿Has revisado tu consumo de Internet con el proveedor? Es probable que estés usando menos megas de los contratados y es factible bajar de paquete a un costo inferior. Incluso, al contar con acceso a Wifi de manera regular, podría ser preferible salir del esquema de prepago.

3.- Verifica en tus tarjetas si tienes cargos automáticos de cuya existencia, ni sabes. Es frecuente encontrarte con seguros de vida o de asistencia vial activados en forma indebida.

4.- ¿Necesitas todas las suscripciones? Hay una tendencia a utilizar servicios con desembolsos mensuales, como son capacidad de memoria en la nube (Dropbox), música (Spotify), películas (Netflix), paquetes de cómputo (Office), entre muchas otros.

5.- Tal vez eres comprador compulsivo de Gadgets; averígualo dándote cuenta de lo que deshechas o dejas de usar.

6.- ¿Aprovechas “supuestos ahorros”? Una manera en que los comercios incentivan el consumo es presentando ofertas a meses sin intereses, “el tercero es gratis”, combos, etc. El problema es que te llenas de cosas innecesarias.

7.- Seguros para los electrodomésticos. Cuando compras algún aparato con regularidad te ofrecen cobertura contra descomposturas que no usas porque éstos al menos duran dos años funcionando.

8.- Comisiones de servicios financieros. Resulta que si dejas de utilizar tu tarjeta con cierta frecuencia o bajas el saldo en la chequera te podrían hacer un cargo. Revisa los conceptos de tus estados de cuenta y organízate para dejar de pagarlos.

9.- Desperdicio de comida. Algo que merma en forma significativa es la adquisición de víveres; revisa bien y mide mejor el consumo.

10.- Gastos hormiga. Son las pequeñas erogaciones de las que apenas nos damos cuenta pero que son cotidianas y constantes, como pasar por una bebida o cigarros a la tienda de conveniencia.

Según analistas llegan a representar hasta 20 mil pesos al año.

Con seguridad, hay más de una sola causa de la fuga de dinero por lo que conviene revisar.

Twitter:@finanzasparami

También te puede interesar:

'Crowdfunding', ¿buena opción?

Trabajo escaso y barato, ¿profecía del milenio?

¿Paradoja de la elección o del conocimiento?