Opinión

En diciembre habrá
22 Kidzanias

1
 

 

Kidzania

De acuerdo a Xavier López Ancona, creador y director general de Kidzania, su reciente apertura en Arabia Saudita le trajo un par de novedades importantes. La primera es que todo el personal que labora en la empresa son mujeres. Únicamente mujeres. Esto ocurrió gracias al permiso de ese país para que así se reclutara al personal. Una configuración ciento por ciento femenina es poco común; prácticamente imposible en una empresa saudí.

La otra novedad es que se permitió a niños y niñas convivir, y a estas últimas, conducir los pequeños autos con los que se entretienen los infantes ahí. Esto es significativo porque las mujeres no tienen acceso a la conducción de vehículos motorizados en Arabia Saudita. De hecho, las empleadas también gozan conduciendo los vehículos internos.

Ambas aportaciones parecen insignificantes, pero, ¿quién se habría imaginado que la forma de operar y las ideas de un empresario mexicano habrían de implicar un par de modificaciones en cuestiones tan fundamentales de la cultura saudí? Ese Kidzania está localizado en el Mall of Arabia Jeddah, y espera atraer hasta 700 mil visitantes al año. Apenas en enero abrió.

La semana pasada Xavier inauguró un Kidzania más, el número 18, en San Pablo, Brasil, donde logró socios de tamaño sumamente relevante, como el banco Bradesco, o la propia compañía de medios de comunicación Folha de S. Paolo. La marca de ropa local Brandili también se apoderó de un espacio dentro de esta sucursal, dentro del Shopping Eldorado.

Los precios en los Kidzanias del mundo varían. Mientras en Cuicuilco a un niño menor de 16 años le cobran 240 pesos en la entrada, el pequeñín brasileño paga 120 reales, es decir alrededor de 630 pesos. A su vez, el niño saudí pagaría 140 riyales, el equivalente a 555 pesos. Esto habla de la naturaleza global de esta compañía y de cómo el ingreso disponible de las clases medias permite hacer discriminación de precios por país, algo que no en todas las industrias ocurre.

Xavier dice que este año terminará con más Kidzanias, incluidos el de Delhi y el de Doha, y uno más en Corea del Sur, en la poderosa Busan. También tiene cartas de intención para abrir en países como China, Canadá o Sudáfrica, lo que ocurrirá a partir del próximo año.

Le pregunté a Xavier cuáles son sus retos mayores. En cuanto a crecimiento, dijo que debe garantizar que la veloz expansión internacional no comprometa los estándares de calidad y seguridad con los que opera siempre la marca –el crecimiento es muy rápido–. Y en cuanto a operación cotidiana, señaló las largas filas, porque los padres de familia se hartan de esperar. Los niños son más adaptables a las condiciones que enfrentan al llegar al lugar.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
¿Cárcel para Mario Delgado, Murat, Dominique...?
Vivan los mexicanos con cuentas en Suiza
​Aguadé: Hay que preguntarle al Poder Judicial