Opinión

En Davos, el hombre que se 'la jugó' con Trump

 
1
 

 

Anthony Scaramucci. (Reuters)

DAVOS.– Cuando llegó Anthony Scaramucci el martes al pequeñísimo recoveco del Congress Center donde le aguardábamos alrededor de veinte periodistas, pensé que era uno más de nosotros, porque en lugar de ir directamente al improvisado podio, casi se sienta en la segunda hilera a intercambiar algunas frases con una periodista estadounidense.

Luego pidió al staff del Foro Económico Mundial que a todos los periodistas que estaban fuera se les permitiera la entrada.

Scaramucci era el hombre más esperado. Era el único puente de entendimiento entre tres mil CEOs y dueños de empresas globales, y el próximo presidente de Estados Unidos. Antes de que iniciara el bombardeo de preguntas, Scaramucci cambió la regla sagrada de esas reuniones y pidió que fuera on the record.

También prefirió estar de pie para mantener contacto visual con cada persona.

Noté una especie de satisfacción cuando le pregunté a Scaramucci si el comercio bilateral entre México y Estados Unidos podría crecer con Trump. Se percibía en sus respuestas un anhelo de explicar las razones, la lógica y las motivaciones del presidente y de quitarle la carga emocional a sus mensajes. Sus respuestas fueron todas estructuradas; su contacto con cada persona era verdadero. Era como escuchar a Trump sin la vociferación ni los gestos, sino a través de las razones y los pensamientos. Algo inesperado.

¿Qué tiene que pasar por la cabeza de un financiero de altos vuelos para vender su empresa, mudarse a Washington, y dedicar la próxima etapa de su vida al servicio público? (El fondo de coberturas que vendió Scaramucci anteayer, SkyBridge, manejaba 12 mil millones de dólares). Mi respuesta, al escucharle en persona, es que Trump le convenció de sus razones y que él le quiere acompañar en la ‘aventura’ emprendedora que ha significado ser “diferente al 99 por ciento de los políticos tradicionales”.

Scaramucci es un emprendedor. Pero es alguien con sentido de trascendencia. En su reciente libro Hopping Over the Rabbit Hole – How Entrepreneurs Turn Failure Into Success, Anthony es enfático en que ningún negocio debe emprenderse persiguiendo únicamente la utilidad financiera.

Los periodistas querían saber todo: si Trump odiaba a Europa; las razones de la cercanía aparente con Vladimir Putin y Rusia; el significado de las declaraciones recientes respecto a Alemania… y hasta las razones por las que Anthony tuvo para trabajar con Trump. Él, notoriamente convencido de sus motivaciones, lo explicó más o menos así: yo les estoy explicando aquí de manera explícita y razonable, y con un lenguaje que los que estamos en este cuarto entendemos, las motivaciones del presidente. Pero él lo hace directo con la gente a través de las redes sociales.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Pesimismo notorio sobre México en Davos
Davos 2017, frustración y descontento
Los planes de KidZania en 2017