Opinión

En auge, la república soberana del 'fuck up'

Sugerente el título de esta columna que habla no de la situación de un país (no del que pensó usted indudablemente), sino del éxito mundial que tiene una iniciativa mexicana convertida ya en una Pyme con réplicas en varias ciudades o países del mundo. El asunto no tiene desperdicio.

Tiene que ver con una periodista que tuvo las agallas de salir de una prestigiada revista de empresa multinacional para encontrar y demostrar abiertamente que los fracasos ofrecen lecciones muy útiles para el ejercicio empresarial. Más cornadas da la vida, dice el dicho. Más enseña el fracaso que el éxito.

Sólo hay en el mundo quien ha fracasado alguna vez o muchas veces, quien habrá de fracasar una o más ocasiones y quien miente de ser exitoso invicto.

Leticia Gasca, directora de Fuck Up Nigths explica que en el camino de esta iniciativa que ha tomado dimensiones que nunca se imaginó se han dado cuenta de que la economía mexicana, como muchas otras, no tiene indicadores confiables que permitan conocer las razones más comunes o frecuentes que explican los fracasos de los emprendimientos.

Y por ello crearon el Instituto del Fracaso que al lado de aliados estratégicos como el EGADE y el Tec de Monterrey se dedicaron a realizar una primera investigación que arrojara algo de luz sobre el tema de la mortandad de las empresas en México, consiguiendo algunos puntos coincidentes en casos de mortandad empresarial:

Sin duda la primera razón es la ausencia de suficiente capital para enfrentar el arranque de la empresa, seguida de la falta de indicadores sobre el funcionamiento y resultados de la empresa capaces de ofrecer luz sobre lo que está funcionando bien y lo que no lo está, además de la falta en los procesos de aplicación de las políticas empresariales, ausencia en la planeación estratégica y problemas en la ejecución de las decisiones dentro de la empresa son hasta ahora cinco de las razones más comunes por las cuales las Pymes mexicanas mueren.

En septiembre de 2012 estaba ya en marcha esta iniciativa que en cuestión de meses, pocos, prendió en varias ciudades o países del mundo desde donde comenzaron a solicitar detalles y autorización para replicar la experiencia. Se trata de encuentros mensuales en donde se ejercen dinámicas de presentación de casos por los fracasados y sesiones de preguntas y respuestas. En la parte final del ejercicio hay vino y se ejercen relaciones tipo networking.

La primera en replicar estas dinámicas del Fuck Up Nigths fue España . Hoy 70 ciudades en el mundo tienen un ejercicio similar y en varias se iniciará también estudios para conocer más de las razones de los fracasos empresariales. Para finales del presente año serán más de 100 las ciudades que decidan dar un espacio merecido al fracaso.

Pasa el asunto de una negativa para hablar del fracaso, a reconocer que hacerlo no sólo es sano sino implica elementos cognitivos fundamentales para reconocer las razones de fracaso y tratar de evitarlas en empresas vivas, además de la posibilidad planteada por Universo Pyme a Leticia Gazca de reconocer que hay elementos culturales que pueden determinar la mayor incidencia de factores que derivan posteriormente en decesos empresariales.

Más frecuente que el éxito, el fracaso es una fuente eterna de conocimientos que en su reconocimiento pueden evitar otras muertes.
Para 2015 cinco países latinoamericanos ejercerán no sólo las dinámicas mensuales del Fuck Up Nigths sino incluso iniciarán los procesos de investigación que reconozcan las razones de las muertes empresariales en esas naciones. El brazo académico y de investigación del Fuck Up Nigths es precisamente el Instituto del Fracaso.

Carlos Zimbrón, Julio Salazar, José Villatoro, la propia Lety Gasca y Luis López de Nava son los creadores de este concepto. Demuestran que tomarse un par de copas con los amigos no necesariamente es una mala práctica, sino al contrario, una muy productiva.

Hoy, además de la práctica de relatar los fracasos está El libro del fracaso. Su primera edición ha salido no sólo atractiva, también didáctica y divertida.

Para detalles a la página www.fuckupnigths.com

De tin marín…

Manolo Connors inició recién un negocio que ha resultado un éxito desde el principio. Se trata de una tienda en donde usted puede conseguir, en un mismo espacio, miles de productos en decenas o centenares de temas o colores, materiales, enfoques para hacer fiestas.
Para niños, recién nacidos, para madres a punto de dar a luz, para despedidas de solteras o solteros, para cumpleaños de menos de diez, más de diez y hasta ochenta y tantos años. Para todo motivo que derive en una fiesta La Fezta tiene mucho que ofrecer.

Maneja las 12 marcas más importantes de artículos para fiestas de diversos temas para distintas ocasiones.

Más de dos mil productos distintos puestos a la mano del consumidor de una manera ingeniosa, ordenada, creativa, divertida, en donde la variedad de productos con la inmensidad de combinaciones de colores hace del establecimiento un disfrute para comprar.

Experto en la materia de licenciamientos y marcas, director de marketing en su anterior empleo, vinculado con los globos metálicos o de latex, Manolo supo que lo que hacía falta en el mercado era una opción de compra en donde la gente pueda encontrar todo lo que busca con la garantía de que saldrá de ese establecimiento sin un problema más. Toda la respuesta en un solo establecimiento.

Incluso la adornada de la fiesta y de ser necesario la operación de la misma. Esta empresa ofrece todo lo necesario y un poco más.

Dentro de pocos iniciará la venta de licencias para quienes estén interesados. Esta vertiente no la tenían originalmente contemplada pero se han dado cuenta que existe una gran necesidad de esta alternativa de negocio a decir por la cantidad de personas que ya han externado su deseo de tener una tienda igual apoyada en el concepto de La Fezta.

Para comunicarse con ellas al 5536-6766, en Puebla al 4090607 y al correo lafezta@gmail.com

Correo: dirección@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Chicle natural mexicano inunda al mundo
Llegan a México medianas empresas para aprovechar reforma energética