Opinión

Empresas familiares. La evolución de los tres sistemas (2)

 
1
 

 

iPad 2 en tienda

En el artículo anterior, comentamos que en la empresa familiar conviven irremediablemente tres sistemas: familia, propiedad y dirección; además, profundizamos en el primero (Familia). En esta ocasión, exploraremos los otros dos sistemas, la propiedad y la dirección (o empresa).

En el primero existen cuatro etapas que van desde la fundación de la empresa y cómo, en esta etapa, los dueños avanzan solos hasta xxxx:

1. Dueño “controlador” El dueño es el accionista mayoritario y casi siempre posee la totalidad de las acciones de la empresa. Normalmente —no siempre— en esta etapa va avanzando solo, confiando en su conocimiento, su oficio, su expertise, su intuición y su instinto. En esta etapa el dueño a veces pide consejos, aunque generalmente son consultas; tampoco tiene un consejo formal al que tenga que rendir cuentas. Cuando mucho tendrá un consejo consultivo (advisory council) que solo le hará sugerencias y le dará orientaciones (sin que lo controle).

2. Sociedad de hermanos. Aquí la propiedad ya no es sólo de una persona, el fundador. En este momento, la empresa ya tiene accionistas a los que llamamos segunda generación, formada por los hijos del dueño y quienes “poseen” ahora a la empresa. Al respecto, hay dos temas a señalar. El primero es que no existe una edad “típica” en que los hijos se vuelvan propietarios. A veces, sucede cuando están en sus 20. Otras, cuando tienen más de 60 años. El segundo aspecto es que, aunque no siempre es el caso, los hermanos tienen una buena relación de entendimiento, capacidad y trabajo conjunto.

3. “Consorcio” de primos. Aquí la propiedad ya está en los primos, la tercera generación de una empresa familiar. Las estadísticas indican que un número muy pequeño de empresas llegan a esta etapa, ya que normalmente se venden o desaparecen antes. A veces, cuando la empresa ya está en esta etapa, una “sociedad de hermanos” puede comprar su participación al resto de los primos en cuyo caso, la empresa regresa a la etapa 2: “sociedad de hermanos”. Algo similar puede ocurrir cuando en la segunda etapa uno de los hermanos compra su participación al resto y regresa a la primera etapa “dueño controlador”.

4. Empresa “parcialmente” pública. Esta es una etapa en la que el ingreso de accionistas no es de miembros de la familia. Los dueños de la empresa deciden y permiten que puede haber accionistas que no forman parte de la familia, y la empresa se vuelve “parcialmente” pública. Lo hacen para hacerse de fondos o para premiar con acciones a empleados y directivos que han aportado mucho. Muchas veces, significa que la empresa ya ha alcanzado cierto grado de institucionalización y, por ello, se vuelve atractiva a accionistas que no forman parte de la familia.

En el sistema dirección o empresa a veces referido también como negocio existen las siguientes etapas1 (ver figura anexa):

1. Arranque, estadio inicial (start-up). Es el momento en que se “valida” el modelo de negocios y se prueba si el mercado (el segmento, el cliente) acepta el producto. Éste es el momento de “entrepreneurship” y habrá que ser muy ágil para ajustar y cambiar. Haciendo un símil, es el momento de parto en el que se pasa del estado embrionario a tener vida propia.

2. Expansión, crecimiento. (Formalización e Institucionalización). En esta etapa, la idea ya fue aceptada y, ahora, el reto es crecer eficaz y eficientemente. El objetivo es alcanzar “volumen”, “escala” y “peso”; crecer en tamaño y expandirse, pero ordenadamente. Con los costos bajo control, si esto se hace bien y de manera natural, se dará también la institucionalización de la empresa —al establecer controles, estándares y procedimientos.

3. Madurez, en esta etapa la empresa ya está consolidada, tiene un producto bien posicionado en el mercado y digamos que ha llegado a su máxima penetración posible. Es un momento peligroso, pues si no se innova y reconfiguran los modelos de negocios —y se revisa y rehacen la estrategia— la empresa puede ponerse en la peligrosa posición de entrar al declive (la siguiente etapa).

4. Declinación. Esta etapa la ponemos para cubrirlas todas, sin embargo, es la que antecede a la desaparición de la empresa, claramente se aprecia que es una etapa a evitar.

En nuestro siguiente artículo hablaremos sobre los recursos clave (y principales retos) que corresponden a cada una de las etapas mencionadas.

1- Para estas etapas hemos utilizado las ya clásicas ideas desarrolladas por Joseph A. Schumpeter en “Business Cycles. A Theoretical, Historical and Statistical Analysis of the Capitalist Process”, McGraw-Hill Book Company, New York, Toronto, London, 1939

El autor es Profesor del Área de Política de Empresa (Estrategia y Dirección) en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) y Director de Programas In-company en la misma institución.

También te puede interesar:

Empresas familiares. La evolución de los tres sistemas (1)

Empresas familiares. La óptica de los tres sistemas

Reenfocando la estrategia: Re-configuración y red de valor

economía