Opinión

Empresas familiares en México, a la deriva

 
1
 

 

Pyme

¿Usted emprendería una aventura consistente en subirse a un velero con el compromiso de 'hacerse a la mar' sin velas y motores disponibles?

Es muy posible que no, aunque 73 por ciento de las empresas familiares mexicanas reconocen que no cuentan con ninguna planeación estratégica. Sería lo equivalente a lo preguntado en el primer párrafo: hacerse a la mar sin saber a dónde le lleven las circunstancias.

Lo grave no es que las empresas decidan hacerse a la mar del mercado o mercados sin velas a bordo o sin saber siquiera a dónde carajos quieren llegar, sino que el conjunto de números que aporta una investigación de dos años de trayecto apuntan precisamente a que las empresas familiares en México tienen prácticas similares a las que uno acude al momento de 'romper la piñata': infiere, intuye, imagina, supone o escucha por dónde puede estar la olla de barro. Entonces uno descarga toda la fuerza disponible con la creencia de que podrá asestar un golpe que rompa la piñata, cosa que las más de las veces no sucede.

Muchos de los ricos y diversos datos que tiene el estudio 'Radiografía de la empresa familiar en México', realizado por la Universidad de las Américas Puebla y presentado el pasado lunes, apuntan sin lugar a dudas al reconocimiento de la enorme, enorme improvisación que priva entre las empresas familiares mexicanas. No todas son Pymes pero en su mayoría lo son.

No tienen puestas las velas, las más de las empresas las tienen e incluso cuando las despliegan no saben para qué y no tienen definido el rumbo al que habrán de dirigirse. Como Alicia en el país de las maravillas, cuando pregunta al gato qué camino tiene que tomar para salir de donde se encuentra. Usted sabe qué sigue: como no sabía Alicia a dónde quería llegar, el minino le informó que no importaba qué camino tomara.

Pero el asunto de los resultados riquísimos de esta investigación a nivel nacional tiene muchos buenos caminos y usos. No los reproduzco porque están en la columna anterior.

Como es a nivel nacional su alcance demuestra las distintas 'culturas emprendedoras' de las empresas y por ello la conveniencia de que de realizarse en alguna ocasión un plan industrial se comprendan estas diferencias empresariales para aplicar políticas diferenciadas en el fomento a la vocación emprendedora de los estados.

O para aplicar políticas de fomento diferenciadas en las convocatorias del Inadem, o para aplicar políticas 'correctivas' o de 'profesionalización' diferentes según la distinta valoración de la madurez empresarial de las empresas mexicanas.

Lo que sí es cierto, ciertísimo, es que las empresas familiares en México requieren de una buena dosis de profesionalización porque son ya, no prometen ser sino son ya, el tejido empresarial mexicano, empresas que en su mayoría, 69 por ciento, se dedican a abastecer el mercado regional en el que se encuentran y solo 6.0 por ciento se atreven a abordar el reto global. Imagine qué significa como área de oportunidad para políticas como las aplicadas por ProMéxico, o para Bancomext, o para el Comce.

Tuvimos la oportunidad de ser invitados a la presentación de esta investigación que no tiene desperdicio alguno luego de dos años de trabajo. Le recomiendo la lectura si está interesado(a) en el renglón o en la materia de políticas públicas vinculadas al fomento productivo, industrial o económico.

DE TIN MARÍN...
Humberto Lozano, presidente de la Canaco CDMX ha impulsado el desarrollo de un diplomado conformado como una interesante alianza entre la cámara que encabeza, la UNAM y la Academia Mexicana de Derecho Internacional Privado y Comparado. Este posgrado sobre arbitraje y medios de solución de controversias comenzará en pocas semanas más y durará hasta septiembre de 2018 con descuentos a estudiantes y miembros de la Cámara. El viernes en la edición on line  daremos detalle de esta alternativa académica de cupo limitado. Para detalles consulte la página de la Canaco CDMX.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
UDLAP, radiografía a empresas familiares mexicanas
En 4 entidades el 67% del PIB nacional
Pymes: buscar una contabilidad sin líos