Opinión

Empresarios billonarios
y países pobres

 
1
 

 

Mark Zuckerberg

El tema de iniquidad lleva varios años siendo uno de los principales asuntos de la agenda económica y política en todo el mundo. Ha sido parte central de la agenda del WEF en Davos en 2015 y en 2016. En su más reciente edición la presidenta de Harvard, Dreu Faust, dijo: “oportunidades y prosperidad compartidas son los principales retos de una verdadera sociedad justa”.

En este contexto, la académica Caroline Freund, exfuncionaria del Banco Mundial y del FMI, publicó en noviembre de 2015 un libro que es lectura obligada en México: Rich people, poor countries: the rise of emerging-market tycoons and their mega firms. En el texto, como el título señala, Freund hace un análisis detallado del crecimiento de los multimillonarios y sus empresas, al tiempo que crece la iniquidad en la sociedad contemporánea. Analiza cinco prototipos de multimillonarios: las estrellas (ej. Zuckerberg), los rentistas de la extracción, los nuevos empresarios, los rentistas del gobierno, y los financieros y desarrolladores inmobiliarios.

En América Latina los billonarios según Forbes pasaron de 28 personas a 114 entre 2001 y 2014. El 50 por ciento obtuvo su riqueza por una herencia; 19 por ciento de nuevas empresas, 17 por ciento del sector financiero, 9.0 por ciento de rentas relacionadas con el gobierno y 6.0 por ciento son ejecutivos. Pero además, el crecimiento de los billonarios está acompañado del crecimiento de sus empresas, que en muchos casos han trascendido las fronteras de sus países de origen. La tecnología y la globalización han sido factores clave para este importante crecimiento.

Freund es muy clara en su análisis sobre la correlación entre el crecimiento de las empresas y el desarrollo económico de los países. Siendo que los países en desarrollo tienen un mayor rezago económico y social, las empresas que atienden estos mercados han crecido de manera exponencial.

Las políticas públicas de los gobiernos deben pues atender tres grandes objetivos: crear un contexto económico que promueva el crecimiento, la innovación y la equidad. Estos dos últimos son tareas aún pendientes en México.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
¡SAT, en 96 países!
¿A quién creerle: a Moreira o al juez Pedraz?
Policías, foco rojo