Opinión

Empresario Pyme en Nueva York “bachea” en Oaxtepec

1
 

 

El bacheo de la ciudad es trabajo rudo que se realiza de noche. (Édgar López)

Justo Chavez Jiménez lleva en su nombre la penitencia. Es un mexicano que pasa la mitad de cada año en Nueva York como parte importante de una Pyme que realiza labores de reacondicionamiento de piezas mecánicas para una empresa en donde el talento mexicano y su notable habilidad es pieza clave.

En los inviernos llega a México en donde se encuentra su esposa y su hijo. Ha decidido vivir en Oaxtepec, Morelos, una población alejada de las voluntades de los políticos. Si lo anterior se afirma es porque de algunos lustros a la fecha el crecimiento de esa población, muy ligada a la oferta inmobiliaria de condominios horizontales o fraccionamientos, ha sido más que anárquica. Cada quien hace lo que se le pega la gana, incluyendo a la municipalidad que ha dejado en el olvido los compromiso asumidos con los electores.

Oaxtepec vive sus peores momentos urbanos. Cuenta con calles que en alguna época fueron mal pavimentadas y que hoy parecen más pertenecientes a una comunidad que ha sido sujeta de bombardeos, que a caminos de comunidades de negocios que dan servicio a una zona que crece de manera relevante pero sin ningún elemento de orden y racionalidad.

Hasta que Justo decidió iniciar una gestión ciudadana que recién ha comenzado a dar resultados positivos.

El año pasado, quien es hombre de empresa en una Pyme en Estados Unidos, comprometió su esfuerzo en la pavimentación de una calle larga que era el contacto de varios desarrollos inmobiliarios pequeños. Era un terregal de casi 300 metros lineales y dos mil metros cuadrados que jamás había sido atendida por las autoridades de Yautepec por más que los reclamos de los vecinos y habitantes eran una constante.

La obra, por iniciativa ciudadana, coordinada por Justo, tuvo un costo de 350 mil pesos e inició en febrero de 2014. Hoy sigue como nueva gracias al trabajo coordinado entre ciudadanos, comercio y la obligada y rejega participación de las autoridades.

Justo partió en el verano de 2014 a Nueva York con la idea de que a su regreso a México comprometería su iniciativa en beneficio de sus vecinos.

Y así fue. A finales del año pasado regresó con la triste evidencia de que varias calles del pueblo estaban devastadas. Ante el reclamo social se decidió convocar primero a una junta con vecinos del fraccionamiento Lomas de Cocoyoc que tienen que lidiar con las calles más afectadas para dirigirse al pueblo, salir a la carretera o dirigirse a Cuautla.

Una vez que la voluntad de los vecinos aceptó iniciar una colecta para tapar los baches ante la falta de acción de las autoridades municipales de Yutepec, comerciantes e incluso los taxistas decidieron sumarse al esfuerzo ciudadano para atender el problema. Más de 400 metros de vías de acceso vehicular fueron atendidas en tres semanas. Tan sólo la calle con más problemas registró 70 baches en un tramo de 200 metros.

Fueron necesarios 14 toneladas de cemento, cinco camiones de grava y cinco más de arena para tapar los baches. El único político que ayudó, con ocho toneladas de cemento, fue el diputado estatal Fernando Guadarrama, de Yautepec, en donde el presidente municipal, Agustín Alonso Mendoza, se escudó en una “ausencia de recursos” para cooperar con la iniciativa ciudadana que reunió más de 33 mil pesos en efectivo para poder pagar a los trabajadores involucrados.
Cientos y cientos de servidores y empleados del municipio no pudieron ser asignados a las tareas de bacheo.

Solicitado a intervenir, el empresario inmobiliario Paulino Rivera Torres, desarrollador de Lomas de Cocoyoc, aceptó ser mediador para que los presidentes municipales de Atlatlahucan (donde la mayor parte de los propietarios de Lomas de Cocoyoc paga impuestos), Benigno Arenales y el de Yautepec acordaran con los representantes de la iniciativa ciudadana un compromiso para trabajar de manera conjunta en la atención de las calles con mayor deterioro.

Se intenta que entre ambos municipios se atiendan las vías de acceso con mayor rezago en beneficio de las familias de la zona, más de tres mil y de las tres mil familias que, en promedio, acuden en fines de semana y “puentes” a esa zona de Morelos.

No obstante, hasta el momento de realizar esta columna, no se ha podido localizar a Alonso Mendoza quien desde luego sabe de qué se trata la convocatoria.

El caso es que la iniciativa ciudadana le adelanta a la acción de gobernantes y conoce que ante la apatía o inactividad de los “servidores públicos” nada mejor y más contundente que la organización de los ciudadanos que guardan su decisión de voto solo a quienes saben respetar las responsabilidades que supone el desempeñar funciones públicas.

Mientras tanto destaca el que un hombre de empresa Pyme en Nueva York invierte su presencia en nuestro territorio convocando a la acción voluntaria a una ciudadanía molesta y desarticulada que no cree más en los políticos, como lo hace la mayoría de mexicanos.

Los resultados en dos años de trabajo colectivo permite que la ciudadanía reconozca que “ya estuvo bueno” de que los políticos, en lugar de que sirvan a la gente, se sirvan de ella. Si no trabajan los “servidores públicos”, lo hará la ciudadanía la que con más claridad hará valer su voto en las urnas en contra de quienes solo saben de excusas.

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Las 'teles', área de oportunidad para apoyar a las Pymes
En auge, la república soberana del 'fuck up'
Llegan a México medianas empresas para aprovechar reforma energética