Opinión

Emprender, del sueño a la realidad

 
1
 

 

Semana Nacional del Emprendedor. (http://semanadelemprendedor.gob.mx/prensa/)

En el marco de la semana del emprendedor es importante darle seriedad a la decisión de establecer un negocio. Se ha generado un halo romántico alrededor de la startup derivado del éxito notorio de jóvenes que han iniciado en un garaje y se convirtieron en multimillonarios.

Sin embargo, también existen historias de muchos que quedaron en el camino, perdiendo su patrimonio.

No se trata de rendirse ni de dejar de luchar por un determinado sueño empresarial, sino más bien de poner los pies en el suelo y conducirlo en forma seria.

En principio es necesaria una vocación que implica menor aversión al riesgo, porque en un gran número de casos se juega con la estabilidad económica.

Lo anterior trasciende a una simple opinión. Según el Inegi, después de cinco años de ser creadas mueren siete de cada 10 negocios. Por tanto, la pregunta que debemos contestar es qué hacer para estar entre el 30 por ciento de los sobrevivientes.

Una buena parte de la respuesta está en la ejecución. El reto es ser muy profesional a la hora de construir un negocio y pasar del romanticismo a la sostenibilidad del proyecto. La idea es tener una visión integral. Destaco a continuación cuatro puntos básicos.

1.- Evitar el auto engaño: El emprendedor se apasiona de su compañía y frecuentemente deja de identificar los errores. Es imprescindible conocer el mercado y a la competencia y estar al pendiente de los problemas cotidianos de la operación.

2.- Desarrollar habilidades administrativas y financieras. Si no se cuenta con ellas habrá de buscar socios que las aporten, pues en ese ámbito se generan los fracasos.

3.- Tener una estrategia de mercadeo, pues en ocasiones se queda en el diseño del producto. Esto va más allá de venderlo; se trata de 'saber leer' los deseos de los consumidores.

4.- Armar un plan de negocios que permita verificar cómo va y poder corregir a tiempo. Se convierte en un mapa que da un punto de referencia para tomar decisiones trascendentes e impedir el colapso.

Es fácil creer que hay un momento eureka, cuando se viene una idea maravillosa y a partir de ahí todo decanta en el éxito y llegan los millones de dólares. Nada más lejos de la realidad. Detrás de las historias de los triunfadores hay una lucha constante, con caídas, pérdidas y finalmente el triunfo.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Efecto de las tasas en las finanzas personales
Planea en cuatro pasos el 2017
¿Cómo elegir la mejor universidad?