Opinión

Emprendedores mexicanos en el país
del 'ya merito'

 
1
 

 

Presentan nuevo tipo de interface humano

La política pública hacia Pymes, que cumple en 2017 su decimoséptimo ciclo anual, ha dejado al descubierto nuestros enormes potenciales, el ingenio y el talento, pero también nuestras limitaciones estructurales. No todo se trata de dinero. En el balance final juegan también, y en contra, la improvisación y falta de estrategia así como de esos 'dos elementos esenciales' que acaban dando el distintivo a los éxitos empresariales más memorables.

A finales de abril comenzará a promocionarse en México un producto tecnológico vinculado con la salud y que lleva por nombre Helo (jilo) impulsado por una empresa que cotiza en el NASDAQ y que encabeza un Italiano, Fabio Galdi, que se ha especializado en su empresa WOR(L)D en desarrollar y comercializar dispositivos tecnológicos portables y vinculados al cuidado de la salud.

Helo es una pulsera electrónica que monitoriza diversos factores de quien la porta como pasos dados al día, ritmo cardíaco, presión arterial, frecuencia respiratoria, calorías quemadas, estado de ánimo y en breve medirá el alcohol en la sangre, nivel de glucosa, niveles de oxígeno, temperatura corporal e incluso alejará a mosquitos posiblemente portadores de virus.

Tiene además un botón de pánico para casos de emergencia o peligro que reporta a quienes están autorizados la localización exacta del portador de la pulsera y un MSN y correo electónico.

El precio rondará los seis mil pesos mexicanos.

Esto pudiera no decirle mucho a usted si no fuera por lo que Universo Pyme publicó en este diario el 3 de octubre del 2013 bajo el título: 'Pyme mexicana obtiene brazalete que envidiaría Iron Man' (http://bit.ly/2oBKRXK) en el que dimos detalle de un esfuerzo de Benjamín Morales, investigador de la UNAM y pieza fundamental de la empresa Mastersys Group.

Experto en la medición de radiación cósmica se incorpora al proyecto de conseguir un dispositivo móvil que leyera indicadores fundamentales de la salud del ser humano e incluso conseguir una primera línea de apoyo de Conacyt por dos millones y medio. Para haber conseguido un producto mucho más pequeño que el prototipo, el investigador mencionó a Universo Pyme que requería de una segunda línea de apoyo por 15 millones de pesos. En ese entonces la paridad estaba en 13.26 pesos por dólar.

Ese aparato que en prototipo cubría casi la mitad del antebrazo medía arritmias cardíacas, temperatura corporal y movimiento del portador. Se procuraba avanzar hasta medir presión sanguínea y otros valores básicos del funcionamiento del cuerpo humano. El reto se marcaba en conseguir la lectura en otros indicadores como el azúcar en sangre. También procuraban hacer más pequeño el aparato hasta adaptarlo a niveles de una pulsera ligera. Ya entonces se contemplaba la posibilidad de que anomalías en los reportes se informaran al médico, al portador y a familiares.

Pero por cuestiones que no viene al caso mencionar, el proyecto no avanzó como tenía que hacerlo. El Dr. Morales dejó el proyecto porque los apoyos privados no pudieron complementar lo necesario y por ello pensar en un segundo apoyo de Conacyt estaba fuera de lugar.

Lo importante es señalar el talento que existe en México. Ese dispositivo norteamericano que ingresará en estos días al mercado mexicano con bombo y platillos estuvo en posibilidades de ser superado en el lanzamiento por un producto mexicano. Pero nos quedamos en el 'ya merito'.

No sólo es responsabilidad de la política pública apoyar estos proyectos de innovación radical. Juegan un papel relevante o deberían de hacerlo los fondos de inversión de riesgo quienes lamentablemente han quedado atrás de lo que su potencial señala porque prefieren 'subirse' a proyectos emprendedores cuando eétos ya están en el mercado, ya obtienen incluso utilidad y han demostrado viabilidad financiera .

El Helo posiblemente nunca hubiese nacido de haberse conseguido en México un dispositivo tan completo como el que ahora se anuncia como la innovación más relevante en favor de la salud del ser humano. Pudimos haber sido mexicanos los impulsores de esta innovación radical pero no lo fuimos. Nos queda el consuelo para presumir que el primer prototipo se consiguió en México.

El clásico 'ya merito'.

Correo: etj@universopyme.com.mx

Twitter:
@ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
The Pack, por la excelencia en calidad y sustentabilidad
Pyme encuentra solución a 'pérdida' de equipos
Nació el 'Uber' para perros