Opinión

Empoderamiento de los independientes

   
1
      

        

Emilio Álvarez Icaza, presidente de la CIDH (Notimex)

Con el anuncio del lanzamiento de Emilio Álvarez Icaza como candidato a la Presidencia de la República, poco a poco se va fortaleciendo la participación de los independientes rumbo a la carrera presidencial de 2018, y los partidos políticos necesariamente tendrán que hacer una pausa para reflexionar sobre la ruta a seguir ante el nuevo escenario del empoderamiento de la sociedad.

A los partidos no les queda mucho de dónde escoger, a nivel nacional y estatal; todos pasan por un momento difícil en materia de credibilidad y en general la percepción en la opinión pública es que los ciudadanos están hartos de ser representados por líderes partidistas que se identifican con la corrupción, la opacidad y la falta de transparencia en el manejo de recursos públicos, con el compadrazgo, el amiguismo y el nepotismo con que actúan al interior de los institutos.

No hay de otra para los partidos, su único camino es el cambio y en ese escenario han tenido tantas oportunidades que muy pocos votantes hoy en día creen que eso vaya a suceder, al menos no a corto plazo.

En cuanto a las opciones ciudadanas, éstas tienen a su favor que la mayoría de las propuestas están surgiendo desde la misma base social, los perfiles que se mencionan en general cuentan con trayectorias académicas y trabajo político-administrativo alejado de nomenclaturas partidistas. Con esas cartas credenciales, la mayoría de ellos no requiere presentación, la gente los conoce y sabe que en cualquiera podría existir un buen candidato a la Presidencia de la República, a gubernaturas, al Congreso de la Unión, a alcaldías o diputados locales.

El pasado fin de semana el anhelo de mayor participación ciudadana volvió a ser noticia, el nombre de Emilio Álvarez Icaza se sumó a la lista de candidatos independientes para la silla presidencial. “Ahora”, es la plataforma con que el exombudsman capitalino busca el apoyo de sus iguales, de hombres y mujeres identificados con valores como la honestidad, la unión familiar, el trabajo digno, el esfuerzo académico, la solidaridad vecinal y el trabajo comunitario.

“Ahora”, no es un simple lema de campaña, es un anhelo perseguido por años y por primera vez, en las boletas electorales de una elección presidencial, las candidaturas ciudadanas tendrán su real prueba de fuego. Emilio Álvarez, al igual que el resto de los candidatos independientes, tendrá que reunir el respaldo de aproximadamente 850 mil firmas de ciudadanos con credencial de votar para lograr su registro, lo que en otras palabras significa el uno por ciento del padrón electoral nacional.

Al respecto, Emilio Álvarez describe su participación como si fuera una serie de televisión, su primer capítulo inicia con la búsqueda de los avales de su candidatura (apoyo mínimo requerido de firmas); la segunda parte de esta historia se hará de manera paralela y será una consulta ciudadana para construir un programa de gobierno, que surja como un traje a la medida de las necesidades vecinales. El clímax se logrará el día de la jornada electoral y el desenlace podría ser un buen gobierno.

Ahora sí, ya no hay duda, la participación ciudadana, alejada de los partidos políticos, va en serio y no hay vuelta atrás, desde alguna candidatura buscarán convencer a miles de electores a que se expresen en la urnas y emitan un voto de castigo para todos los partidos políticos, porque a la hora de la verdad sus representantes los han defraudado o abandonado y hoy ya no se sienten representados por ellos.

“No somos de esa clase política que ha dañado al país, de aquellos que nos han quitado la alegría”, señaló Emilio Álvarez Icaza, al presentar su plataforma. “El país se está incendiando y los ciudadanos ya no estamos dispuestos a ver ese penoso escenario desde las butacas”. Ahora es el momento de ver las cosas de manera diferente. No se trata de reventar las instituciones, sino de hacerlas que funcionen, porque nosotros las pagamos”, remató.

En fin, la reforma política avalada en la Cámara de Diputados, el 13 de diciembre de 2013, que logró modificaciones a nuestra Constitución, como el hecho de permitir la presentación de iniciativas de ley ciudadanas, la consulta popular y las candidaturas independientes, ya es una realidad, lo que de alguna manera significa el empoderamiento de la sociedad; falta ver si los electores dan una última oportunidad al sistema de partidos o de plano se inclinan por el esquema netamente ciudadano. Ya falta poco.

También te puede interesar:
Perversidad y claudicación
¿Y el fiscal anticorrupción?
Visos de tormenta en el SNTE