Opinión

Empezando a elegir

       
1
 

   

Partidos

La de ocho ayer, en todos los periódicos, fue el anuncio de una alianza entre PAN y PRD para 2018. (Para los que son muy jóvenes, la de ocho es la noticia principal de un periódico, que abarca las ocho columnas que tenían los diarios hace un siglo).

En realidad, lo que anunciaron los presidentes de ambos partidos es la voluntad de construir una alianza con todas las fuerzas políticas interesadas en derrotar al PRI, pero se leyó como una decisión ya tomada entre las dos instituciones políticas. Por eso, López Obrador no tardó en descalificar la idea, y acusarlos de “lambiscones y paleros del PRI”. No nos metamos en las incoherencias del señor, que acusa a quienes se están aliando contra el PRI de ser paleros del PRI. Se entiende que piensa que la alianza también juega contra él, y todo lo que va en su contra es el PRIAN y la 'mafia del poder'.

Pero no sólo López Obrador se lanzó contra la alianza, varios dentro del PRD se llamaron a sorpresa, porque ese tema no se ha discutido aún en el Consejo Nacional, o eso entendí que dijeron. Sin duda el PRD está buscando una alianza amplia, pero empezando con la izquierda. Hay que recordar que todavía hay quienes están dispuestos a cualquier genuflexión para sumarse a Morena, pero ya son los menos. Lo que muchos dentro del PRD no quieren es una alianza que se negocie sin considerarlos, y tienen toda la razón. Lo que no es tan bueno es seguir con lo de izquierda y derecha, que no creo que tenga mucha utilidad.

Si bien antes de 1989 se podía entender que hubiese partidos que se llamaban de izquierda, hoy no sé exactamente qué defienden. Los temas de la izquierda del siglo XX se centraban en los trabajadores: su organización, sus derechos, el acceso al poder. Cuando la dictadura del proletariado se vino abajo, ya no había muchos trabajadores para organizar, de forma que la izquierda se desplazó a otros temas: pobreza y desigualdad, derechos humanos “de segunda y tercera generación” o los temas ambientales (en su caso, usados como herramienta contra el capitalismo). Pero esos temas no son exclusivos de la izquierda.

Pobreza y desigualdad preocupan a muchas personas, más allá de su orientación política. Son las soluciones las que se alinean políticamente: impuestos, programas sociales, educación, tienen más o menos importancia dependiendo de cada partido político. Y las diferencias entre PAN y PRD, en esto, son mucho menores cuando considera uno que el mercado de ambos es esa clase media (medio pobre) creciente. La gran característica de los partidos mexicanos, el clientelismo, no creo que deba ser considerado un asunto de izquierda.

En cuanto a los derechos humanos, en sus ampliaciones más recientes, las diferencias sí son importantes, pero no creo que deban alinearse políticamente. En temas de aborto, matrimonio igualitario, eutanasia y similares, todo indica que el más conservador en México es Morena, seguido del PRI, el PAN, y los menos conservadores son partidos como el PRD o Movimiento Ciudadano. Y en asuntos ambientales, el gobierno de Felipe Calderón parece haber sido el más activo.

Así que sería bueno dejar de hablar de izquierda y derecha, o definir mejor qué significan. Lo que importa en México para 2018 es con quiénes podemos proceder a la construcción de un régimen distinto, fuera del nacionalismo revolucionario y orientado al futuro. En eso, en este momento, creo que PAN, PRD y Movimiento Ciudadano son las mejores opciones.

Si prefiere voltear al pasado, ahí están Morena y el PRI.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Brasil, otra vez
Estado débil
Malo por conocido