Opinión

Embestida mediática de Siemens y Sunkyong Engineering


 
No han sorprendido los esfuerzos mediáticos de dos multinacionales para desestimar una demanda legal interpuesta por Pemex en Estados Unidos.
 
Todo indica que en un par de semanas la Corte Federal de Nueva York podría otorgar un primer fallo en torno a las demandas por actos de corrupción, incluidos sobornos a funcionarios de Pemex, por parte de Siemens AG y Sunkyong Engineering, que podrían significarles además de un quebranto económico, un impacto en la reputación de esos corporativos.
 
Ambas empresas prácticamente han copiado sus peticiones en un intento de ignorar dicha querella, alegando la incapacidad de la Ley RICO y la competencia de la corte referida, a pesar de la clara procedencia de la acción promovida y cuyo desenlace se espera ocurra en cuestión de días. Ante ello, Pemex, que tiene como director a Emilio Lozoya Austin, ha reiterado que no piensa litigar en los medios y continuará actuando en estricto apego a derecho, en el marco de las acciones y medios de defensa que las leyes le otorgan.
 
Pemex ha rechazado los intentos de Siemens y Sunkyong Engineering, que pretenden generar confusión en la opinión pública para evadir el debido proceso por el que deben velar las autoridades jurisdiccionales de Estados Unidos, en un pleito que se fue al otro lado del Río Bravo, a petición de las propias empresas y que les ha resultado contraproducente.
 
En el ojo del huracán, sin duda, se encuentra la alta gerencia de Siemens, ya que hablamos de incumplimiento en el contrato para la reconfiguración de la refinería de Cadereyta, que en su momento cerró su anterior director para Mesoamérica, Hans-Joachim Kohlsdorf, y que luego peleó su actual directora, Louise Goesser, quien a decir de personas allegadas al corporativo germano, ya hace maletas por el precedente que este pleito dejará en una empresa que por años ha sido proveedora no sólo de Pemex, también de la CFE.
 
El pleito ha llegado a tal magnitud que podría embarrar a los consejeros independientes de Siemens. Me refiero a Arturo Fernández, rector del ITAM, y al empresario regio Francisco Garza Zambrano, quienes deberían estar al tanto del modus operandi de Siemens y Sunkyong Engineering para hacerse de contratos en las 2 mayores paraestatales mexicanas.
 
El pleito entre Pemex y Consocio Proyecto Cadereyta (Conproca), más allá de que tenía tiempo ventilándose en tribunales estadounidenses se destapó al iniciar el sexenio, cuando el director de Pemex se habría mostrado sorprendido al tener que realizar un pago multimillonario a esa firma en un expediente que era del conocimiento del anterior director de la paraestatal, Juan José Suárez Coppel, quien de plano dejó pasar los tiempos para que fuera esta administración la que enfrentara dicho pago.
 
Conproca, conformado por Siemens y Sunkyong Engineering, ganó las licitaciones para la reconfiguración de las refinerías de Cadereyta (Nuevo León) y Ciudad Madero (Tamaulipas), pero pelea a Pemex pagos extra derivados de errores de planeación y las readecuaciones improvisadas, en una corruptela.
 
En el litigio, Conproca reclama a Pemex un pago superior a 500 millones de dólares, pero desconociendo que ese consorcio entregó tarde y con fallas la obra, elevando el costo de la obra a 3,000 millones de dólares, 40% más que el cálculo inicial.
 
El "negocito" de Conproca data de 2001, cuando era director de Pemex Raúl Muñoz Leos, quien aceptó como terminada la reconfiguración de Cadereyta, a pesar de las fallas referidas, por lo que también podría estar sujeto a declaración al igual que otros altos funcionarios de la petrolera.
 
En fin, por toda esa gran maraña de intereses, no sorprende la ofensiva mediática de Siemens y Sunkyong Engineering para tratar de desestimar los argumentos de Pemex, en el entendido que su actual director no está dispuesto a seguir la cadena de corruptelas de las dos anteriores administraciones.
 
La ruta del dinero
 
El mensaje de productividad que envió el gobierno federal tendrá su primera prueba de fuego en las próximas semanas. El conflicto entre Aeroméxico y el sindicato de sobrecargos, independientemente de si se llega o no a una negociación contractual para evitar la huelga, también debe resolverse por la vía legal, en términos de la demanda de Conflicto Colectivo que interpuso la aerolínea con motivo del contrato colectivo de trabajo.
 
Será el 7 de junio cuando la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje determine, según las evidencias presentadas, sobre la necesidad de cambiar el contrato y adecuarlo a las nuevas realidades de mercado. Esta posible modificación se presenta como una opción inigualable para iniciar con los cambios a la productividad que está impulsando esta administración... En días pasados la Cámara de Comercio México-EU reconoció con el premio 'Juan José de Olloqui de liderazgo' a Miguel Alemán Velasco, por sus aportes al fortalecimiento de las relaciones de intercambio comercial entre ambos países.
 
El acto de entrega del reconocimiento se llevó a cabo en la sede de la Organización de Estados Americanos, en Washington D.C., y se tomó en cuenta para la entrega del premio el trabajo sistemático que ha desarrollado Alemán Velasco a lo largo de su trayectoria empresarial y política, en la que ha defendido la libre empresa y la apertura comercial, además de trabajar en beneficio de proyectos de desarrollo humano y tecnológico, con el objetivo de mejorar el nivel de vida de la población mexicana.
 
rvarela@elfinanciero.com.mx