Opinión

#ElNuevoPRD, todo
menos de izquierda

1
    

    

Silvano Aureoles en su primer día de campaña rumbo a la gubernatura de Michoacán

Durante la Semana Santa las redes sociales ardieron con el escándalo del priista David Korenfeld, director de la Conagua que usa el helicóptero de la dependencia como si fuera de su propiedad. Con eso en el panorama, ¿qué hicieron el pasado domingo prominentes perredistas? No se les ocurrió nada mejor que acudir en parvada, en helicópteros, al inicio de la campaña de Silvano Aureoles por la gubernatura de Michoacán.

II. El arranque de 2015 será recordado por la cantidad y la variedad de triquiñuelas y violaciones electorales del impresentable PVEM. Son la viva imagen del cinismo sin límite. En ese contexto, ¿cuál es la estrategia mediática del Partido de la Revolución Democrática en la capital de la República? Respuesta: emulan a los pvemistas, cuya ideología es puramente mercantil, e inundan el Distrito Federal con espectaculares y múltiples pintas donde publicitan los “logros” del gobierno dizque amarillo de la ciudad.

III. Si durante más de un año, como jefe de gobierno has criticado la manera en que tu antecesor llevó a cabo las obras de la Línea 12 del Metro, que lleva trece meses funcionando a menos de la mitad de su capacidad; si promoviste investigaciones y persecuciones, si te presentas como un adalid contra irregularidades y delitos en esa megaobra, ¿qué haces cuando te toca informar sobre los detalles del arrendamiento de 30 convoyes de esa línea? Respuesta: si te llamas Miguel Ángel Mancera clasificas como confidenciales esos contratos, que permanecerán lejos del alcance de la ciudadanía (¿alguien recuerda el lema aquel de “Decidiendo juntos”?) hasta el año 2020. (Reforma 05/04/15)

Estamos ante un nuevo partido, uno que podríamos llamar #ElNuevoPRD (doy crédito de ese término a Rosemary Safie). Una organización que, para empezar y a partir de lo expuesto en los primeros párrafos, no apuesta por la transparencia, no se le da la austeridad, carece de creatividad y de un sentido de la decencia.
#ElNuevoPRD encuentra normal que dos gobernadores, Graco Ramírez y Rogelio Ortega, de Morelos y Guerrero, respectivamente, lleguen en helicóptero a un acto de campaña al que, por principio de cuentas, ni siquiera debieron asistir. ¿Quién pagó esas naves? ¿No tenían mejor cosa qué hacer en sus emproblemadas entidades? ¿No comprenden los señores gobernadores que al protagonizar esos viajes ellos se comportan hoy igualito que los priístas a los que tanto criticaban ayer?

#ElNuevoPRD es presidido por un señor que cuando le preguntan cuánto costó rentar el helicóptero que lo llevó a ese mitin en Michoacán es incapaz de dar puntual respuesta. Ese señor, de nombre Carlos Navarrete, ni siquiera comprende que lo peor que podía haber hecho por su partido es que la nota de arranque de las campañas federales fuera, precisamente, el lujo que se permiten estos supuestos militantes de la izquierda. Todo un estratega, el señor Navarrete.

#ElNuevoPRD reniega de su pasado, de los tiempos en que era de izquierda y denunciaba que el PRI abusaba de los programas sociales para intercambiarlos por votos, cuando criticaban al tricolor por utilizar toda clase de propaganda para recordarle a los electores lo que podían perder si votaban por otro emblema que no fuera el de los colores patrios. Hoy los amarillos hacen lo mismo.

Abusivo, opaco, marrullero… #ElNuevoPRD es lo que alguna vez el PRD criticó. #ElNuevoPRD es una simicopia del PRI o, más chafa, del PVEM. #ElNuevoPRD es todo, menos el partido de izquierda que un día soñaron con ser.

También te puede interesar:
La corrupción institucionalizada
Lecciones de una tragedia aérea
Los lujos que se da Mancera