Opinión

Ella menstruaba y se chorreó sin pena...

 
 
 

 

Kiran Gandhi (Bloomberg)

En abril pasado una chica que estudió en la Escuela de Negocios de Harvard y que se dedica profesionalmente a tocar la batería, de nombre Kiran Gandhi, corrió la maratón de Londres durante su período menstrual. Pero lo hizo de una forma poco común: sin prevenir que su flujo emergiera libremente. No usó una toalla sanitaria ni un tampón. La sangre salió y ella finalizó la prueba con una prominente mancha en la entrepierna, orgullosa.

Hace unos días Gandhi habló con la publicación Cosmopolitan sobre el suceso. Dijo que tuvo dolor menstrual el día de la carrera y que sentía cierta ansiedad, sobre todo porque su papá le esperaba en el Km. 15 para echarle porras y no quería que se extrañara por su pantalón manchado. Antes, dijo que su acción fue una reivindicación, pues las mujeres enfrentan cada mes una situación en la que la sociedad dominada por concepciones masculinas inhibe que las mujeres expresen lo que sienten durante su período.

Escribió: “Las sociedades dominadas por los hombres establecieron la norma que avergüenza durante la menstruación, lo que impide sobrellevar un suceso que el 50 por ciento de la población experimenta mensualmente. Al no permitirse una expresión libre al respecto, no existe el lenguaje para comunicarlo en el trabajo, y no reconocemos las diferencias entre hombres y mujeres. Estas diferencias deberían ser reconocidas y establecidas como normas aceptables”.

No creo que la acción de Gandhi modifique el sistema de valores de higiene con el que la sociedad occidental se identifica, pero ella tiene un punto en relación a que no debe estigmatizarse a una mujer durante su período y que, en el lugar de trabajo, serviría mucho que hubiera mecanismos de soporte para las sensaciones que ellas experimentan durante esos días.

La empresa sueca SCA, que fabrica la toalla sanitaria número uno en México, la famosísima Saba, dijo esta semana que sus ventas están creciendo a un sólido ritmo de 13 por ciento. También “informó que sigue invirtiendo en mercados emergentes, como la reciente inyección de capital que realizó en Brasil, de 77 millones de dólares para su nueva planta de producción que fabricará productos para incontinencia”.

Asimismo, reveló que “México es el noveno mercado más importante para SCA a nivel global en el cual ha invertido más de 400 millones de dólares, en recientes años”.

Mientras el mundo occidental estandariza principios y valores en cuestión de higiene, y permite el desarrollo de firmas de alto perfil como SCA, acciones como la de Gandhi permiten reflexionar sobre cómo estos valores compartidos deben siempre estar acompañados de una comprensión integral del fenómeno que detona la transacción con la que evoluciona un mercado. Sí.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Asur, valiosa pero… ¿fea?
​¿Cuándo funcionará bien internet?
​Canadienses demandan a México por 200 millones de dólares