Opinión

Eliminar la pobreza

1
   

    

Pobreza

La desigualdad es mala cuando es excesiva, y no es fácil decir cuándo ocurre esto. Con base en los datos existentes, le podría decir que una desigualdad razonable ocurre cuando el 10 por ciento más rico del país tiene ingresos que van de ocho a 12 veces lo que tiene el 10 por ciento más pobre. Esto no resulta de ningún análisis especial o teoría muy profunda, sino de la simple observación. Pero cuando la desigualdad existe en un país que además tiene un ingreso promedio muy bajo, entonces aparece el verdadero problema social: la pobreza. En el extremo, la miseria, como la que afecta a 10 por ciento de los mexicanos.

Hemos visto que la desigualdad es un asunto que tiene que ver con la mezcla de poder político y económico, sin contrapesos. El bajo ingreso, que se traduce en pobreza, viene de otro lado. En mi opinión, el origen del ingreso bajo tiene que ver con la sociedad más que con el gobierno. La razón es que desde hace al menos 200 años (en algunos lugares, hasta 500), la riqueza es producida por una sociedad que supera a su gobierno.

Los seres humanos viven en sociedades de más de 100 individuos desde hace sólo 16 mil años. Se estima que en esa época la capacidad productiva rondaba las cuatro mil calorías diarias por persona, que se incrementó a 10 mil con la agricultura, y a 30 mil en los tiempos del Imperio Romano, al inicio de la era actual. Después, no hubo mejora alguna hasta el siglo XVIII, pero en el XIX este indicador creció a 90 mil, y a 230 mil en el siglo XX (los datos son de Ian Morris).

El gran crecimiento económico es un fenómeno que sólo ha ocurrido en los últimos 200 años. Nunca antes existió. Mientras que se requirieron ocho mil años para multiplicar por tres la capacidad productiva en la primera ocasión, ese mismo incremento ha ocurrido en cada uno de los dos siglos pasados. La riqueza de la humanidad se ha multiplicado por 100 veces en 200 años, al considerar el crecimiento poblacional.

Y la razón de esta multiplicación de la riqueza ha sido una sociedad capaz de superar a su gobierno, como le digo. Desde que nos instalamos en sociedades, los gobiernos han intentado controlar a su sociedad para mantener su poder, y nunca les gustó ver personas que por sí mismas podían generar riqueza. Eran una amenaza. Así que la única manera de que estas personas que generan riqueza pudieran sobrevivir era controlando a su gobierno. Esto sólo ocurre en Europa, primero en el siglo XIV de forma aislada en ciudades del norte de Italia, y ya de forma continua a partir del siglo XVI en Países Bajos, luego en el XVII en Gran Bretaña, y en el XVIII y XIX se extiende por Europa Occidental.

Estos Estados limitados por la ley y responsables frente a sus ciudadanos no sólo no impedían la generación de riqueza, sino que la fomentaban, porque eso les permitía defenderse de otros Estados tradicionales que intentaban destruirlos. Uno de esos Estados que intentaba impedir el avance era el Imperio Austriaco, incluyendo su apéndice el Imperio Español. Por eso acá en América Latina nunca vimos pasar ese proceso, y cuando parecía que iniciaba, con la invasión napoleónica a España, mejor nos separamos del Imperio.

La gran diferencia, en términos económicos, de estos dos tipos de Estado es que en el tradicional la riqueza de las personas derivaba de sus privilegios, mientras que en el moderno la riqueza se obtiene produciendo. Y ésa es la gran diferencia de las sociedades tradicionales y modernas, como mañana veremos.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Eliminar la desigualdad
El origen de la desigualdad
Tres Méxicos