Opinión

Elevándose al paraíso

 
1
 

 

Porsche Design Tower Miami P’0001 . (https://www.facebook.com/PorscheDesignTowerMiami)

Imagínense un día llegando en su automóvil al edificio donde vive, pero en lugar de estacionarse y subir a su departamento, conduce el auto hasta el elevador y sube sentado al volante, llegando justo a la puerta de su departamento en el piso 52. El elevador es de cristal, de modo que en el camino puede ir admirando el paisaje, mar color cielo y arenas como talco.

¿Ciencia ficción? No, es Miami. Ese edificio, con su elevador para autos, está en el área de Sunny Isles. El Porsche Design Tower Miami P’0001 es el primero en su tipo, para que los millonarios ni siquiera tengan que molestarse en sacar las manos del volante mientras se elevan al cielo. Un departamento ahí va desde 400 a casi mil 500 metros cuadrados, a un precio desde 6.6 millones de dólares.

Según el reportaje de Ken Silverstein, “Miami: Where Luxury Real Estate Meets Dirty Money”, 76 por ciento de los compradores de condominios en la ciudad pagan en efectivo, sin tomar hipotecas. “Obviamente no todo el dinero que fluye a Miami desde el exterior es ilegítimo”, escribe Silverstein. Sin embargo, hay abundantes signos que van más allá del rol tradicional de la ciudad como receptor de dinero sucio y el hecho de que mucho del dinero proviene de países particularmente plagados con corrupción. Un número significativo de compradores de apartamentos son figuras políticas y de negocios extranjeros buscando exportar capital de manera ilegal, lavar ganancias o evadir impuestos”.

Un profesor de bienes raíces de Florida International University dijo a un medio que Miami es una ciudad que acepta a todo el mundo sin hacer muchas preguntas. De hecho, su industria de la construcción está diseñada para la demanda mundial, no local.

Magnates, políticos y delincuentes de prácticamente todo el mundo han tenido cobijo en Miami, gastando en propiedades, dando a la industria del lujo de la ciudad su segundo aire, luego de que en los años 70 el dinero de la droga hiciera crecer a un destino que entonces era sólo un pueblo para retirados. La crisis financiera colapsó el mercado, pero en muy pocos años el negocio inmobiliario volvió a crecer con los fondos internacionales. Y siempre las offshore han tenido un lugar destacado en estas operaciones. Por ejemplo, en 2012 se vendió una casa en 47 millones de dólares, en Indian Creek Island, y su comprador fue una empresa llamada AVK Land Holding. Muchos sospechan que su dueño es un potentado ruso, pero nadie sabe a ciencia cierta. El gran valor de las offshore es tapar bajo decenas de capas, como si fueran las conexiones creadas por un hacker tecnológico, el nombre de sus propietarios reales para que nadie pueda rastrearlos.

Los intentos de algunos congresistas por leyes que transparenten el nombre de los dueños de empresas de papel, han sido frenados en el Congreso de Estados Unidos por el cabildeo de la Cámara de Comercio, cuenta Silverstein. Y los congresistas de Florida, junto con la industria local de bienes raíces y abogados, resisten los intentos del Departamento del Tesoro para que los bancos extranjeros informen al fisco quiénes son los verdaderos compradores de las propiedades de lujo. Así que no hay necesidad de ir a Panamá, Suiza, Londres, Luxemburgo, Singapur e infinidad de países, que actúan como aspiradoras de fondos financieros para promover su crecimiento económico, sólo hay que llegar a Miami.

Opine usted: rogozinski@mitosymentadas.com

Twitter: @JaqueRogozinski

También te puede interesar:
'Processo alla città'
Zug, paraíso en la tierra
Agréguele unos ceros