Opinión

Elecciones, reformas y el futuro del Pacto


 
Si se confirma la ventaja del PAN en Baja California, pese a los desajustes que se supone tuvo el PREP, el Pacto por México habrá recibido un empujón para concretar más reformas estructurales en la segunda mitad de este año.
 
Un escenario que algunos temían es que el PAN tuviera un desplome generalizado, producto de sus divisiones internas, y que se tuviera que producir en el muy corto plazo la renuncia del presidente del blanquiazul, Gustavo Madero.
 
En cuanto se pueda calcular con un cierto margen de certeza los votos emitidos a nivel nacional, se podrá verificar que el PRI resulta claro ganador en el conjunto de distritos y municipios.
 
Sin embargo, la joya de la corona de estas elecciones, la gubernatura de Baja California, por lo pronto pareciera estar inclinada hacia el PAN, aunque será hasta mañana cuando haya más claridad.
 
La otra amenaza es que los incidentes derivados de la intervención de gobernadores priistas en los procesos pudiera nuevamente generar una crisis en el Pacto.
 
Aunque ayer las declaraciones de los dirigentes de PAN y PRD fueron tronantes, es probable que se suavicen tras algunos días y semanas.
 
En suma, aunque se consolida la posición nacional del PRI (que en realidad nunca estuvo amenazada) los resultados parecen haber dado oxígeno a la dirigencia nacional del PAN y no haber generado conflictos mayores a la del PRD, ya que su oposición más grande, AMLO, ya está fuera del partido.
 
¿Esto significa que van a ir hacia delante las reformas energética y fiscal?
 
No necesariamente, pero por lo menos no van a detenerse por los resultados electorales.
 
La operación política para asegurarse la continuidad del Pacto, aunque muy accidentada por la acción de políticos locales, parece haber resultado razonablemente exitosa.
 
Es de esperarse, sin embargo, que la actitud de las dirigencias del PAN y del PRD vaya a ser beligerante por algunos días o incluso semanas pues al interior de sus partidos requieren subrayar que no son tolerantes con las viejas prácticas políticas priistas que emergieron en algunas regiones.
 
Por parte de la dirigencia del PRI, veremos una actitud mucho más conciliadora pues es prioridad del gobierno que no se fracture el Pacto.
 
Así que, aunque también elevarán la voz criticando las prácticas de los gobiernos locales en algunas entidades, seguramente no llegarán al nivel de choque o enfrentamiento. Habrán ganado todos un poco. El PRI podrá presentar el saldo global, en el que se consolida como ganador nacional.
 
El PAN habrá evitado probablemente la pérdida de Baja California y podrá reivindicar la recuperación de algunas alcaldías interesantes, como Puebla, Mexicali y Aguascalientes.
 
El PRD podrá sumarse a los triunfos de las alianzas, como la de Baja California o de las capitales referidas.
 
A partir de ayer mismo, comenzó una nueva etapa para el Pacto. En ella, quizás primero deban restañarse las heridas; luego definir nuevamente las convergencias y finalmente identificar las áreas en las que puedan generarse las nuevas iniciativas. Veremos si hay aliento para que éstas se concreten.
 
 
Ahorro para el retiro
 
Era inevitable que las Afores tuvieran en el mes de junio minusvalías.
 
Aquí le he explicado que el alza en las tasas de los bonos genera pérdida en el valor de éstos.
 
En la medida que el principal instrumento de inversión de las Afores son precisamente los bonos, el alza que se presentó en junio le habría de pegar inevitablemente.
 
Con todo y esas minusvalías, el rendimiento está por arriba de cualquier otra opción de inversión a la cual pudieran recurrir los trabajadores.
 
 
Twitter: @E_Q_