Opinión

Elecciones en EU y mercados locales, nada es determinante

 
1
 

 

Hillary Clinton y Donald Trump

Llegó el día. La jornada electoral en Estados Unidos transcurrirá durante el día de hoy en busca de asignar 270 votos electorales a uno de los candidatos.

En tanto, los mercados financieros tendrán poco a qué reaccionar puesto que no será sino hasta la noche en que una tendencia más clara podría aparecer. Adicionalmente, pocos eventos ajenos, todos ellos con una muy baja probabilidad, podrían afectar las tendencias durante la sesión electoral. Ofrezco aquí algunas reflexiones dentro del ámbito de los mercados financieros locales.

Primero, la reciente revaloración del peso, el aplanamiento de la curva gubernamental de rendimientos y la compresión de la prima de riesgo país en México parecen descontar una mucho menor probabilidad para un escenario de riesgo (victoria de Trump). De hecho, parecen descontar una vitoria de Clinton.

Segundo, las ganancias observadas en los mercados citados mostraron un sesgo favorable en relación al comportamiento de otros mercados emergentes, lo que es congruente con la percepción de mayor riesgo para México ante un escenario extremo de exacerbado proteccionismo comercial, migratorio y de inversión que significa la opción republicana.

Por ejemplo, entre el día dos y siete de noviembre las ganancias observadas por el peso y el Credit Default Swap de México fueron las más pronunciadas del mundo emergente.

Tercero, lo anterior ha llevado a la idea de que una victoria de la candidata Clinton estaría en buena medida incorporada en los niveles actuales de las principales variables financieras de México. No obstante, resulta difícil asegurar una cosa así. Sobre todo debido a que aun suponiendo que gana la candidata demócrata, el margen con el que lo haga es clave en la reacción de mercado. De hecho, me atrevo a decir que un margen muy cerrado podría generar pérdidas en los mercados al elevarse la probabilidad de una controversia electoral promovida por el candidato republicano.

Cuarto, una diferencia holgada que le dé la victoria a la candidata Clinton podría regalarnos un margen adicional de ganancia en los mercados. No obstante, el comportamiento de otros factores podría jugar un papel determinante en dicha reacción adicional. Por ejemplo, según mis estimaciones, la dinámica del precio internacional del petróleo ha tenido tanto peso como el factor electoral en Estados Unidos en promover movimientos en la cotización del peso frente al dólar. Así, una reacción favorable por parte de los mercados locales, por ejemplo el peso, podría ser amortiguada por una caída en la cotización del petróleo. No obstante, tengo la impresión de que aún esta última tiene cierto grado de influencia electoral, al tener un alto componente especulativo en sus transacciones.

Así, creo por un lado que los niveles actuales de las principales variables financieras de México tienen incorporada una probabilidad predominante de una victoria de Clinton. No obstante, imposible saber qué tipo de victoria y las influencias que otras variables fuera de nuestras fronteras podrían tener en el contexto posterior a las elecciones de Estados Unidos. Es decir, tomemos con una pisca de sal los argumentos determinísticos, al menos de aquí a mañana. La administración de riesgos sigue haciendo sentido.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
¿Todavía podremos crecer por arriba de 2.0 por ciento?
Cuatro reflexiones sobre el segundo debate en EU
Alza de Banxico: Cinco preguntas y sus probables respuestas