Opinión

Elecciones, ¿se derribaron los muros?

 
1
 

 

INE

El pasado 7 de junio, nuestra joven democracia, como todos los días, se puso a prueba.

Nuevas reglas, 10 partidos políticos, nuevos actores “independientes”, la actuación del INE con facultades ampliadas como autoridad electoral, los OPLEs, la seguridad del proceso, la participación, en suma, un día y un momento incierto.

La lección sobre los resultados de las últimas elecciones en México nos ha dejado clara una premisa de la democracia: la incertidumbre; en efecto después de la alternancia, una constante en los comicios es que no hay ganadores predeterminados y en no pocos casos se han presentado verdaderas sorpresas electorales. Sin duda en una democracia la incertidumbre y la competencia constituyen constantes.

La participación electoral de acuerdo al cómputo oficial fue del 47.7 por ciento, la más alta en lo que se refiere a procesos intermedios y a pesar del llamado de algunos a no acudir a las urnas, los mexicanos confiamos en nuestra democracia y utilizamos el poder del voto para determinar los resultados.

¿Se derribaron muros?

Hablando de la elección federal, 22 candidatos independientes contendieron, en un proceso que había derrumbado el muro de la “exclusividad de los partidos”, al aprobar una reforma electoral.

Los candidatos independientes que cumplieron con los requisitos aprobados por todos los partidos políticos obtuvieron en suma a nivel nacional el 0.56 por ciento del total de la votación, para los partidos políticos el porcentaje fue de 94.47 por ciento, lo que desprende que los votos nulos fueron del orden de 4.97 por ciento.

Es de destacarse que en Nuevo León contendió un candidato independiente en el distrito 8, quien obtuvo sólo un 0.75 por ciento de la votación total en su distrito (8), a pesar de que el gobernador electo obtuvo una votación de cerca del 49 por ciento (en el distrito 8 obtuvo más del 52 por ciento).

Los candidatos independientes se presentaron en 12 Entidades Federativas y sólo en el distrito 6 de Sinaloa un candidato de apellido Clouthier obtuvo la victoria con el 42 por ciento del total de votos en su distrito.

De los 22 candidatos que contendieran sólo 4 superaron el 2 por ciento del total de votación en su distrito, siendo que debían acreditar el 2 por ciento de firmas para su registro y por tanto la entrega de recursos públicos para su campaña.

A nivel local, un joven de 25 años obtuvo la victoria en el distrito 10 (local) e irá al Congreso del Estado de Jalisco buscando presidir la Comisión de Administración, respaldado por 57 mil 215 votos de un total de 152 mil 467 que se emitieron en su distrito, fue él quien en su campaña hablaba de “derrumbar los muros de la partidocracia”, y afirmaba “los muros sí caen”.

Los partidos políticos deben dejar de ser círculos de hierro a los que se refería Robert Michels y convertirse en un instrumento de los ciudadanos para representar sus intereses, y la única herramienta que puede romper las oligarquías partidistas, es sin duda la democracia interna en los partidos políticos, sumado a una mayor ciudadanía. El reto es precisamente romper esos muros, porque la ciudadanía además, sigue confiando en los partidos como pilares de la democracia para representar sus intereses.

Al interior de los partidos debe llevarse a cabo una profunda reflexión acerca de los ideales, principios y valores que dicen representar y promover, pero sobre todo observar la congruencia entre lo que se dice que se profesa y lo que se hace.

La rendición de cuentas y la transparencia hacia los militantes y ciudadanos, deberán ser prioridad para todas las dirigencias y estar en la agenda de aquellos partidos que están en proceso de renovarlas.

Es urgente romper los muros que separan a la ciudadanía con los partidos políticos y de su propia base social, ése es el reto antes del 2018.

Twitter:@SamuelAguilarS

También te puede interesar
Democracia y sus enemigos
Representación y legitimidad
¿Favores por votos?