Opinión

Elecciones al rojo blanco


 
 
Las votaciones de este domingo van a reflejar la realidad de los partidos. Su fuerza, su dimensión. Pero ojo, los resultados serán el detonante de otras negociaciones de corto plazo frente las reformas que vienen. Ya se verá.
 
Y no pasemos por alto que las acusaciones y reproches en los partidos estarán de a peso. En el PAN los corderistas no querrán dejar nada de Gustavo Madero y al revés, ahora que está de moda en el PAN la onda grupera.
 
Y en el PRD los bejaranistas están listos para hacer la anticampaña a los intrépidos Chuchos.
 
En el PRI el problema de fondo sigue siendo de imagen. Los saldos negativos de 70 años en el poder pesan mucho y eso lo intentan aprovechar al máximo sus adversarios. El caso ya no es ganar sino convencer al contrario que el triunfo fue legal y que no hay gatito encerrado.
 
La competencia es entre partidos y, lo peor que puede ocurrir es que las elecciones contaminen otros ejercicios de la concertación política como el Pacto por México.
 
El PRI tiene claro que no puede dejarse ganar nomás porque si pero tampoco tiene que verse como gandalla. Por eso César Camacho plantea que su partido no quiere juega con ventaja pero tampoco con desventaja. Esta expresión es la dialéctica pura tricolor.
 
En todo esto no debe perderse de vista un factor exógeno, la violencia. Este factor nos daña a todos, por eso nadie debe justificarla y menos alentarla. La política mexicana, con todos sus asegunes y colorido, nos ha permitido seguir el camino de la democracia y hay que defenderla.
Estas elecciones, que antes no causaban furor, ahora están al rojo blanco.
 
La maldición del IFE
 
Los partidos tienen mucho que ver en lo que hoy le ocurre al IFE. Porque son de manera directa e indirecta los que han cultivado la desconfianza sobre el árbitro.
Puede sonar muy volado, pero parece que lo que quieren los partidos es un administrador de las prerrogativas y no una autoridad que les exija cumplir con la ley.
 
Bien dice Luis Carlos Ugalde, en su colaboración de esta semana en El Financiero, que la fiscalización de las campañas es un modelo agotado, porque sólo se revisa una parte de lo que se eroga y porque las sanciones o no se aplican o quedan como petate del muerto.
 
Inteligencia financiera, seguir la ruta del dinero y concentrar esfuerzos en evitar que se filtre el dinero sucio, son algunos de los puntos que deben observarse,dice bien Ugalde.
 
Lamentablemente el otro modelo agotado es el de la autoridad electoral. Y son los partidos los peores enemigos de ésta, porque cuando les es adversa alguna de las resoluciones quisieran borrar del mapa al árbitro.
 
Resulta ingenuo pensar que ahora que concluya el periodo de Leonardo Valdés Zurita, el nuevo consejero presidente del IFE estará de a pechito con los partidos. Es lo que quieren, claro.
 
Hay que decirlo, fue una pésima señal fue la de diferir el debate sobre las sanciones a los partidos por rebasar los topes de campaña. Pero no. Aquí todos se hacen guajes, en nombre de la pluralidad.
Lavaderus est
 
Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza
1.- La definición sobre el tema energético que hizo Pedro Joaquín Coldwell, en el sentido de que no se venderá ni un tornillo, ni una tuerca de Pemex, hizo eco. Una de las empresas productoras de energía en el mundo como es ALSTOM, declaró en México a través de su CEO Cintia Angulo, que las reformas del presidente Enrique Peña Nieto en materia de energía son indispensables para alentar la inversión privada que requiere el sector. Tienen claro que esas reformas no tienen nada que ver con privatizaciones y que su empresa nunca ha tenido entre sus proyectos comprar ninguna de las empresas propiedad de la Nación.
 
2.- Dicen que algunos empresarios todavía no se reponen de la noticia de que la Corte otorgó un contrato a la Sedena para construir edificio sede del Poder Judicial de la Federación en la Ciudad de Oaxaca.
 
Dicen los enterados que la propuesta más baja para la licitación la hizo ICA.
 
¿T´ons?
 
Alguien tiene que aclarar esta situación extraordinaria.
 
¿Qué no?
 
3.- La senadora Cristina Díaz Salazar fue electa presidenta de la CNOP, el sector popular del PRI, y la senadora Ana Lilia Herrera Anzaldo, funge como presidenta del Movimiento Territorial tricolor. Se nota que las mujeres siguen marcando la pauta en esta nueva etapa del priismo.
**
Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez
 
Cuauhtémoc Cárdenas dice que muchas cosas lo acercan a Andrés Manuel López Obrador, pero otras muchas, lo distancian. Eso se nota.
@Chucho_Sanchez