Opinión

Elección y sobresaltos 

  
1
    

    

Bandera

Hoy hay elecciones en Holanda. Normalmente esto no es noticia ni siquiera para los holandeses, pero ahora se le ha hecho mucho barullo porque las elecciones de 2016, Brexit y Trump, han llevado a muchos a creer que hay una ola de demagogia en el mundo industrializado que lleva al triunfo a versiones de derecha extrema. Acá en Fuera de la Caja hemos insistido en que esa es una interpretación errónea, y que lo que ocurre es un fenómeno diferente. Por eso, hace algunas semanas le comentamos que nuestra estimación es que la derecha extrema no va a ganar ni en Holanda ni en Francia ni mucho menos en Alemania, donde son las elecciones de este año.

Geert Wilders lleva años promoviendo ideas que suelen calificarse de ultraderecha, aunque ha sido especialmente crítico de la migración de musulmanes. Tiene protección oficial por esa razón, y hace pocos eventos públicos para no arriesgarse de más. Un dato curioso adicional es que su financiamiento proviene principalmente de grupos estadounidenses, según dicen las redes sociales.

Este es el personaje que quieren equiparar a Trump, que por momentos ha liderado en las encuestas, pero que para el fin de semana se había desplomado y competía por el tercer lugar. En realidad, hay cinco partidos que compiten: el gobernante partido por la libertad y la democracia (VVD), el partido por la libertad, de Wilders, (PVV), los demócratacristianos (CDA), demócratas 66, de centro izquierda (D66), y los verdes (GL).

El domingo, Pell reportaba que el VVD alcanzaba 24 por ciento de intención de voto contra 22 por ciento del PVV y 22 por ciento del CDA, verdes con 20 por ciento y D66 con 17 por ciento. Esa misma encuestadora, el martes colocó con 27 a VVD, 24 a PVV, 22 CDA, 18 los verdes y 16 D66. I&O Research, otra encuestadora, coincide en los 27 puntos del actual gobierno, pero pone al PVV en 16, frente a un triple empate en 20 puntos para DCA, D66 y Verdes.

Todo indica que el motín de turcos en Rotterdam el fin de semana no tendrá un impacto importante, y si lo tiene, es a favor del actual gobierno (que ha crecido tres puntos en estos días). Muy diferente de lo que ocurrió en la elección estadounidense con la opinión del director del FBI acerca de los mails de Clinton, que pudo haber decidido el triunfo de Trump. En Holanda, todo indica que Wilders quedará en tercer lugar, pero aun si ganara no podría gobernar, puesto que con partidos de 20 por ciento se requiere hacer alianzas para formar gobierno, y en eso nunca ha tenido éxito.

Lo que ocurra en esta elección tal vez modifique la interpretación economicista que se tiene del Brexit y de la elección de Trump. De ser así, se podrá tener una mejor estimación de la elección francesa, en la que tampoco creo que la señora Le Pen tenga posibilidad alguna (si llega a ganar en la primera vuelta, será derrotada ampliamente en la segunda). Y con un poco de suerte, eso permitiría que entendamos mejor que el fenómeno global que vivimos no tiene su origen en la desigualdad, como creen tantos, sino en la transformación de la comunicación, es decir, en nuestra interpretación del mundo.

Mientras eso ocurre, hoy tenemos también reunión en la Fed y se espera que suban la tasa de interés, como anunciaron casi explícitamente la semana pasada. Yo esperaría que el Banco de México no se acelere a hacer lo mismo. Tanto el anuncio anticipado de la Fed como la caída de precio del petróleo no tuvieron efecto en el precio del dólar, así que creo que ya estamos en paz. Mejor ya no le muevan.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter:
@macariomx

También te puede interesar:

Nuevo modelo educativo
Una semana difícil
El gran manipulador