Opinión

Elección complicada

    
1
 

   

Elecciones Edoméx (Cuartoscuro)

Faltan poco más de 30 días para las elecciones. Aunque lo que ocurra en Coahuila, Nayarit y Veracruz es importante, no hay duda de que los comicios determinantes son los de Estado de México. Se trata, como usted sabe, de la entidad más poblada y de mayor peso económico en el país. También es la que tiene el mayor número de pobres (más de ocho millones), aunque no de pobres extremos (Chiapas y Veracruz lo superan en este indicador).

Más allá del tamaño económico y demográfico, el Estado de México tiene un peso político especial. Esa entidad sólo ha sido gobernada por el PRI, aunque hubo un momento en que PAN y PRD crecieron lo suficiente como para poner en riesgo esa hegemonía. No duró mucho esa presión, porque el gobierno del estado supo dividir a la oposición, en tiempos de Arturo Montiel. Por ello, el triunfo de Peña Nieto en 2005 fue relativamente tranquilo, lo que le permitió rescatar al PRI nacional después de la debacle de 2006. En ese año, el tercer lugar en que terminó Roberto Madrazo dejó al partido prácticamente en la quiebra, económica y política.

El PRI empezó a ganar elecciones estatales, a costa del PAN prácticamente todas, a partir de 2007. Yucatán en ese año, y en 2009 Campeche y Colima (en donde ya gobernaban), Nuevo León, Querétaro y San Luis Potosí, que le ganaron al PAN. Sólo perdieron Sonora, en parte debido a la tragedia de la guardería ABC, ocurrida poco antes de los comicios. En todas las elecciones ganadas por el PRI participó un equipo que los medios llamaron 'marea roja', proveniente del Estado de México. Ese año también lograron un gran repunte en la elección intermedia, y en 2010 ganaron en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Perder el Estado de México significaría un golpe muy grave para el PRI. La dinámica con que recuperaron la presidencia en 2012 no estaría más en sus manos. Pero además sólo les quedarían un par de estados entre los diez más poblados (que en conjunto suman 60 por ciento del padrón electoral del país). No tienen al Distrito Federal ni a Veracruz. El cuarto lugar, Jalisco, es muy probable que lo pierdan en 2018. Los siguientes tres: Puebla, Guanajuato y Nuevo León, tampoco los gobiernan. Chiapas, el octavo en la lista, lo controla su aliado (que por cierto es sospechoso de haber inflado la votación en su elección). Les queda Oaxaca, el décimo, porque Michoacán lo gobierna el PRD.

De acuerdo con las encuestas, la competencia está muy cerrada entre el PRI y Morena, con el PAN en tercer lugar, apenas a unos puntos de distancia. Pero estos levantamientos se hicieron antes de que circulara el video en que una candidata recibe dinero para la campaña, y antes del debate del Estado de México, en el que se acusó a la candidata de Morena, Delfina Gómez, de retener parte del salario de los trabadores del municipio de Texcoco cuando fue presidenta municipal, para financiar a su partido. Aunque en el debate no respondió estas acusaciones, al día siguiente aceptó que lo había hecho. Tengo la impresión de que esto es un delito electoral, pero no sé si se procederá en su contra aunque ya hay denuncias, porque López Obrador ha sido siempre muy hábil para que la ley no se le aplique a él o a sus seguidores.

Es mucho lo que se juega, y quedan poco más de 30 días que serán intensos. Estos comicios importan para las entidades en que ocurren, pero tendrán efectos sobre 2018. Tal vez, incluso, mucho más duraderos.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
El santo y la mafia
Lo difícil
Una tragedia más