Opinión

Elección abierta

    
1
   

     

Depositando el voto. (Cuartoscuro/Archivo)

Al condicionar su participación, Nueva Alianza pide a los partidos que conforman el Frente Ciudadano por México que no se anclen en “la figura política heredada del antiguo régimen, de primero el proyecto y después el candidato. Esto no es transparente ni es democrático”.

Sobre todo, cuando sus principales promotores tienen diferencias históricas en temas fundamentales como “políticas fiscal y energética; participación del Estado en la economía; política social; diversidad sexual y derechos de la mujer; políticas de salud; educación y seguridad social.

Pide además elección abierta, como lo solicitaron Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Silvano Aureoles.

Propone debates públicos entre los aspirantes transmitidos en directo por internet y abiertos a la cobertura informativa de los medios de comunicación, consulta abierta directa y democrática a la ciudadanía, que podría tener lugar en la tercera semana de noviembre, ya que las encuestas demostraron sobradamente que no son suficientes para dar certeza de la calidad democrática de la elección de candidaturas.

Con estos planteamientos pone el dedo en la llaga sobre la conformación del Frente, que sólo da ideas generales y no un programa a seguir que dé a la ciudadanía certidumbre de su propuesta de gobierno.

Hasta ahora, militantes de los partidos que integran el Frente han dicho que se busca avanzar en los temas centrales que le importan a la ciudadanía, como la inseguridad, y que en temas controvertidos, como la voluntad anticipada y matrimonios del mismo sexo, se quedarán como estén actualmente en las leyes federal y locales.

Y como si los ciudadanos creyéramos que no les importan los cargos, dicen que después se definirá el método, cuando es precisamente ese el punto de quiebre en el Frente.

Sobre todo, cuando el aspirante más aventajado del PRD, Miguel Ángel Mancera, ha crecido con su respuesta en la tragedia ocurrida por el sismo del 19 de septiembre.

Lo cual lo puede confrontar con el dirigente del PAN, Ricardo Anaya, quien ha hecho todo para manejar la crisis en su partido, y ha logrado el objetivo de darse tiempo para fortalecer sus aspiraciones.

Nueva Alianza, que no otorgará sus votos a cambio de nada, deja claro que pide “garantía de que cada partido podrá inscribir aspirantes y en especial que se podrán registrar candidaturas ciudadanas, sin ningún tipo de discriminación”.

Habrá que esperar la respuesta que den los dirigentes de los partidos que conforman el Frente a Nueva Alianza y el momento de claridad sobre su propuesta y su método. Mientras, el tiempo pasa y continúan los enfrentamientos entre los senadores panistas, que tienen un grupo que fluctúa entre cuatro y 14 inconformes.

ZAMORA, PUNTERO EN JALISCO

En Jalisco, cuarto padrón electoral del país, el PRI tiene dificultades para mantener el gobierno, y al parecer cada vez el líder de la CNOP, Arturo Zamora, se convierte en la opción más fuerte para la candidatura.

Si bien el tricolor no puede darse el lujo de perder otro estado, mucho menos podrá hacerlo cuando estos votos son fundamentales para la elección presidencial, en la cual Andrés Manuel López Obrador lleva hasta ahora la delantera.

En definitiva, Zamora va arriba en las encuestas y esta sería la segunda ocasión en que contendería por la gubernatura, además de que tiene el apoyo de la estructura nacional y es senador de la República.

Los otros dos aspirantes, el fiscal Eduardo Almaguer y Héctor Pizano Ramos, aunque son muy cercanos al gobernador, no tienen el nivel de conocimiento que se requiere para ganar, en un estado donde Movimiento Ciudadano tiene un candidato muy fuerte, Enrique Alfaro, que de lograrse el Frente iría apoyado al menos por tres partidos.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
El Panal da un sí condicionado al Frente
Se requiere auditar las donaciones
Diferencias Monreal-López Obrador

Sign up for free