Opinión

El WEF de América Latina y el libre comercio

 
1
 

 

Foro Económico Mundial de América Latina. (www.diariolibre.com)

El día de hoy inicia el Foro Económico Mundial de América Latina en Medellín, Colombia. Es un momento sumamente particular en la región.

Dos presidentas polémicas han dejado de gobernar —Cristina Fernández y Dilma Rousseff—, aunque por motivos muy distintos. Una más tiene una aceptación mínima entre sus gobernados —Michelle Bachelet—. Al mismo tiempo, el estancamiento económico es notorio en toda la región, con una contracción regional a tasa negativa de 0.5 por ciento para este año.

Las condiciones actuales y el desempeño de los países latinoamericanos hacen que el foco de los inversionistas se concentre principalmente en tres naciones que hoy son exitosas: México, Colombia y Perú, con nuestro país como líder indiscutible. No obstante, la región tiene retos pendientes que se eternizan: la desigualdad, la falta de meritocracia y las corruptelas que impiden un acceso equitativo a las oportunidades para todos los ciudadanos (Argentina, por ejemplo, desveló un grotesco caso de corrupción esta semana, con un exministro de la señora Kirchner enterrando paquetes con dólares en un monasterio).

En el pasado se ha planteado que una solución a los retos latinoamericanos está en el libre comercio. Eso es cierto, el libre comercio detona flujo de bienes y servicios y vigoriza las economías; pero hay momentos coyunturales en los que cuesta mucho trabajo allanarle el camino. Considérense las palabras del brasileño Roberto Azevêdo, director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el pasado Simposio de Comercio Global de Londres, el martes de la semana pasada, que reflejan el reto al respecto:

“Debemos usar el comercio para empujar el crecimiento, el desarrollo y la creación de empleos. Esto implica contrarrestar prejuicios (…) La globalización no se ha detenido. Un atributo del fenómeno de globalización es la dispersión de las cadenas de producción a lo largo y ancho de las fronteras. Las partes integrantes de un Boeing 787 Dreamliner provienen de más de 40 proveedores repartidos en más de 130 países alrededor del mundo…”

Mañana en Medellín habrá un panel en el que el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, abordará las posibilidades que tienen los nuevos tratados de libre comercio en una etapa en la que los commodities pasaron a segundo plano. Es previsible que Guajardo defienda los beneficios de acuerdos como la Alianza del Pacífico —al que países como Argentina anhelan entrar con cierta desesperación—. Asimismo, será clave escuchar el derrotero del poderoso TPP si eventualmente Donald Trump gana la elección presidencial en Estados Unidos.

Libre comercio para América Latina, sí. Esa solución perenne que hoy tiene fenomenales encrucijadas. A ver…

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
¿Le tomaron la medida al Banxico y a Hacienda?
La primavera de odio antigay 2016
Jugada maestra de General Motors