Opinión

El vuelo de ICA

   
1
Alonso Quintana

  

Alonso Quintana, ICA

No ha traído muchas recientemente, por eso Alonso Quintana quiere llevar buenas noticias al ICA Day que se celebrará la semana que entra.

Una de ellas tiene que ver con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, proyecto que finalmente lanzó paquetes de licitaciones. Para el jefe de ICA esto es bocanada de aire fresco. Las acciones de la empresa cayeron más de 30 por ciento en lo que va del 2015.

Eso no fue sólo por su deuda, sino por la percepción de una sequía de licitaciones de infraestructura para empresas grandes en México.

ICA buscaría competir por la construcción de la terminal. ¿Tiene chances? Sí, porque la empresa desarrolló la Terminal 2 del aeropuerto capitalino.

Además, la empresa cumple el próximo lunes 68 años. Habrá fiesta. Será en el Museo de Arte Moderno de Paseo de la Reforma. Si quiere brindar con los Quintana, pregunte detalles.

Pan de caja… fuerte

El precio del trigo baja, pero el del pan blanco aumenta. Para explicarlo vamos por rebanadas. Antes de que estalle y salga a perseguir camiones repartidores, le recordamos que Bimbo, la empresa que comanda Daniel Servitje es una empresa global. El asunto al que hacemos referencia no está en México, pues.

Analistas revisan con interés cómo Bimbo elevaría su rentabilidad con el aumento de precio efectuado a productos mainstream. Un análisis de JP Morgan advierte justamente el efecto comentado: en Estados Unidos el trigo bajó y el pan blanco subió.

¿La razón? Que hoy los tres principales participantes del mercado del pan en ese país tienen la mitad del mercado, mientras que hace 10 tenían el 30 por ciento. Esto les permite reducir gastos de promoción y aumentar precios. Los márgenes de Bimbo en Norteamérica podrían subir del 6 por ciento que tenían en 2014 al 10 por ciento en 2017.

Lejanos aún del 17 por ciento que obtiene la empresa en el generoso México.

Una oferta irrechazable

¿Supo de ello? Escindieron el negocio químico industrial de Dupont y ahora éste que vende productos como el que da la blancura al papel, está agrupado en la firma Chemours. El asunto trajo consigo una irremediable separación de talento.

Nos cuentan que trabajadores con más de 30 años de antigüedad en Dupont fueron reubicados con nuevos contratos en la nueva empresa. La alta dirección corrió la misma suerte. El tampiqueño Luis Rebollar, quien llevaba dos años al mando de Dupont México, fue ‘invitado’ a dirigir Chemours, una empresa que nació con buena capacidad de producción y liderazgo en el mercado químico industrial a nivel global, pero también con una pesada deuda de 4 mil millones de dólares. La oferta, dicen, era como la de El Padrino: una que no podía rechazar.

También te puede interesar:
​La receta de la tortilla
Nube colombiana
¿Y la receta?