Opinión

El vino y nuestra gastronomía


1


Vinos

La semana pasada el Presidente de la República presentó la Política de Fomento a la Gastronomía Nacional con el objetivo de elevar la productividad de esta industria. Aunque no está especificado, el vino es un alimento que idealmente es parte de este gran legado cultural. ¿Será es buen compañero de la comida mexicana? Por supuesto que sí.

El común denominador de nuestra gastronomía es lo especiado y el picante junto con la suavidad que aportan los almidones de nuestra infaltable tortilla. Sin embargo uno de los errores tanto en el vino como en la cocina es generalizar. Afirmar que la cocina mexicana es picosa o que el vino por ser mexicano hace buen maridaje con nuestros platillos es impreciso.

Debemos considerar que no por ser vino mexicano es compañero perfecto de nuestra cocina. El maridaje no va en función de la geografía sino de las sensaciones que produce el vino o los alimentos como acidez, alcohol, dulzor o astringencia entre otras. Por ejemplo debido a su marcada astringencia –sensación de sequedad en boca como cuando muerdes una cáscara de uva-, los vinos tintos generalmente no serán buenos compañeros de platillos mexicanos picosos como ciertos moles, chalupitas o algunos salseados, ya que potenciarán el picor de nuestros platillos.

Un estilo de vino ideal y si me permiten el término, comodín, para muchos platos son los vinos rosados.

Les recomiendo probar diferentes rosados que hay en el mercado tanto mexicanos como extranjeros. De México tenemos el V de Casa Madero, Calixa de Monte Xanic o Cursi de Hacienda la Lomita. Los rosados extranjeros que hoy recomiendo son De Casta de Bodegas Torres España, Emina de Matarromera o el Estelado Rosé, estupendo espumoso rosado de Boodegas Torres Chile. Estas opciones van de los 120 a los 290 pesos en tienda. Su temperatura ideal de servicio es entre 10° y 12° y pueden acompañarlos con delicias como pescado tikinxik, aguachiles, ceviches, papadzules, tamales, tostadas de pollo o unas enchiladas de mole poblano entre muchísimas otras opciones. Será una experiencia única e incomparable

Lo más importante es disfrutar la comida sin un instructivo en la mano. Su paladar será el mejor juez. Prueben nuestra rica y variada gastronomía con los vinos recomendados o el de su elección, descubrirán nuevas sensaciones que les aseguro harán de su comida un momento muy rico y saludable. Comida sin vino, es desayuno.

Aprovecho para felicitar por su cumpleaños a mi lector más asiduo desde que esta columna se publicó por primera vez hace poco más de diez años. Felicidades Pa, disfruta mucho, te quiero.

¡Salud!

Twitter: @Rene_Renteria

Facebook: facebook.com/RRWCT

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
El aún incomprendido vino blanco
Encuentros y desencuentros en Ensenada
​¿El fin del corcho?