Opinión

El vicealmirante Korolev encabeza carrera por el Ártico


 
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, subrayó ayer que el coloso euroasíatico posee intereses económicos y militares vitales en el Ártico, ante la presencia de submarinos nucleares estadounidenses que pueden atacar Moscú.
 
 
“Ahí hay submarinos que llevan misiles. Sólo necesitan de 15 a 16 minutos para alcanzar Moscú desde el Mar de Barents, así es que ¿deberíamos dejar el Ártico? Al contrario, debemos explorarlo”, indicó el mandatario durante una reunión con universitarios en la capital rusa, al recalcar, una vez más, que la nueva carrera de las potencias por el predominio y los recursos naturales del Polo Norte ya empezó y que en ella, cabe destacar, el Kremlin lleva la delantera por razones geográficas, históricas y tecnológicas.
 
 
¿Por qué la atención geoestratégica se desplaza al “techo del mundo”? Porque el calentamiento global está fundiendo la capa milenaria de hielo que lo cubría; en los meses de verano, ha declinado en más de 40 por ciento desde los años setenta y, adelantan científicos, hacia 2030 la región estará libre de hielo durante meses, lo que abre inmensas posibilidades al comercio y la navegación. El mítico Paso del Noroeste entre Europa y Asia ya es una realidad: En septiembre, el carguero Nordic Orion se convirtió en la primera nave mercante que enlazó por la nueva ruta a Vancouver con Finlandia, ahorrándose mil millas de viaje por el Canal de Panamá y 80 mil dólares en combustible.
 
 
Hidrocarburos
 
 
Por supuesto, también hay mucho petróleo y gas de por medio; el Círculo Polar Ártico, que representa seis por ciento de la superficie terrestre, posee en cambio hasta veinte por ciento de las reservas de hidrocarburos sin descubrir, lo que equivale a 90 mil millones de barriles de crudo o el consumo de Estados Unidos por doce años, así como un tercio de las reservas de gas natural.
 
 
Es en este marco en el que la carrera se aceleró con los planes de Canadá, EU, Dinamarca y Noruega para alistarse al auge energético en ciernes, que correrá en paralelo, inevitablemente, al militar. Y ahí, resalta The Vineyard of the Saker, Rusia ya se adelantó con su Flota Norte, encabezada por el vicealmirante Vladimir Korolev y que en septiembre realizó maniobras con la intervención de cuatro rompehielos atómicos y el crucero Peter Veliki, considerado el más poderoso del mundo. También hay planes para desplegar en la zona una división de infantería motorizada; un tema que por su amplitud seguiremos abordando.